buenavista es un pequeño pueblito enclavado en las agrestes montañas de santander, sus habitantes llevaban una vida tranquila y apacible dedicados en su mayoría a labores de agricultura y a la cría de cabras y ovejas.

como todo pueblo retirado de la gran ciudad no tenía ni clínica, ni hospital, ni siquiera puesto de salud, por lo que sus habitantes cuando tenían alguna urgencia medica tenían que desplazarse a lomo de mula, a caballo, o tenían que esperar que llegara un bus que arribaba al pueblo cada 3 dias con provisiones.

Un buen día los habitantes vieron bajar del bus a un anciano todo vestido de blanco con muchas cajas que contenían botellas con líquidos de todos los colores, hierbas y matas de todos los tamaños, el recién llegado se instaló en una pequeña casita en las afueras del pueblo, la siguiente semana por debajo de la puerta de las casas de los habitantes de buenavista aparecieron unos volantes que decían-curo toda clase de enfermedades, curo el asma, la gripe, los hongos, los sabañones, la tisis, la culebrilla, la erisipela, el dolor de cabeza, el reumatismo, la gota, la osteoporosis, la conjuntivitis, el mal de ojo, el parkinson, el cáncer, la tuberculosis, la parálisis, el sida, la malaria, la fiebre amarilla, la lepra, el sarampión, el mal de san vito, las cataratas, la hepatitis, el cólera, la sarna, la vena varice, la flebitis, las hemorroides, el cáncer de próstata, las amebas y cualquier enfermedad por difícil que sea y que los médicos le digan que no tiene cura yo se las curo,trabajos garantizados, los atiendo de lunes a sábado de 8 am a 11 am preguntar por don Jesús. terminaba diciendo el volante.

en los siguientes días la fila de gente a las 8 de la mañana esperando que don Jesús los atendiera era interminable, al ver que los menjurjes y bebedizos que el curandero les daba a la gente, les curaba todos los males,la fama del curandero de buenavista se extendió por todos los pueblos vecinos, y ya no eran 20 ni 30 sino 50 y 60 las personas que diariamente hacían cola para ser atendidos por el ya famoso curandero.

La fama de don Jesús crecía cada día mas, y las curaciones casi milagrosas se comentaban en toda la región, hasta un buen día en que como todos los días a las 8 en punto se empezó a hacer la larga fila de personas esperando que el famoso curandero los atendiera, pasaban los minutos y la puerta de la pequeña casita seguía cerrada, los impacientes parroquianos que habían estado haciendo cola desde muy temprano estaban extrañados pues don Jesús siempre era muy cumplido con el horario, la gente al ver que eran las 10 de la mañana y preocupados por que don Jesús no aparecía decidieron forzar la puerta, y al entrar se dieron cuenta que el curandero yacía muerto sobre el piso,después que le hicieron la autopsia al cadáver se llegó a la conclusión de que el curandero había muerto de un fulminante ataque al corazón.

Al oír la noticia uno de los habitantes del pueblo dijo en voz alta-es para que vean que los curanderos también se mueren.el curandero

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: