No nos vamos a echar cuentos, al pobre chat lo tienen estigmatizado en la pyme de una forma que raya con lo obsesivo y radical. Normalmente cuando nos topamos con alguien “chateando” en la empresa, en horario laboral, es motivo para girar el rostro o fruncir el ceño.. “que falta de respeto”, “… cómo trabajan aquí!!” y cualquier cantidad de frases pueden aflorar, de hecho, normalmente se asocia la conversación en el chat con “algo personal”, ésto quiere decir “está hablando con el novio o con los amigos” o, con ocio “está perdiendo el tiempo conversando sobre cosas inútiles” . La productividad se pone en jaque gracias al “demonio del Chat”.

A partir de éstas premisas se generan cualquier cantidad de estrategias por parte de la empresa para bloquear la herramienta y del empleado para usarla a como de lugar, una guerra de guerrillas donde cada bando articula una estrategia.

No permitir el uso del chat, o mejor, el no integrar el uso del chat a las funciones del empleado es “pelear contra la modernidad”, contra una forma efectiva de comunicarse y de agilizar procesos. Esta herramienta más que representar una amenaza, representa una poderosa ventaja competitiva ya que, sabiéndola articular bien, genera grandes beneficios.

He presenciado situaciones en pymes donde la red de la compañía se cae “por arte de magia” justo cuando los empleados acceden masivamente al chat, pero también he sido partícipe y conocedor de empresas en donde el Departamento Comercial usa la herramienta para mantener una cercanía con clientes o prospectos, dando atención personalizada, aclarando dudas o, simplemente manteniendo “caliente” un contacto comercial. Empresas de base tecnológica lo usan para dar soporte técnico a productos y/o servicios, nosotros, por ejemplo, hemos gestionado innumerables negocios vía chat en otras ciudades o países (entre muchos otros usos que le asignamos, como comunicación interna, soporte técnico, etc ). Compañías como Creativos Colombianos lo usan con mucho éxito para mantener a sus miembros (más de  6.000 hasta la fecha) informados sobre eventos,novedades, noticias, etc.

En éste tema siempre habrán 2 caras de la moneda, cada una con un “rollo” de argumentos y estudios que comprueban o respaldan sus posturas. Lo cierto es que con los controles debidos, la capacitación adecuada, el monitoreo y compromiso por parte de los integrantes de la compañía, más que un demonio, es una bendición.

Ahora, a lo que vinimos, porque el presente texto busca recomendar una herramienta que considero vale la pena tener el cuenta por la versatilidad que ofrece al escritorio de la workstation. Se trata de Pidgin, el cliente de chat que tengo en el escritorio de mi Ubuntu pero que también viene para Windows. Es cierto que en varias ocasiones he mencionado que el 90% de las heramientas de trabajo con que contamos se encuentran pegadas a nuestra Intranet y reposan en Internet, es cierto, y el chat multiprotocolo online no es la excepción a la regla, pero para aquellas personas que disfrutan de las aplicaciones de escritorio, Pidgin es una excelente alternativa porque ofrece la posibilidad de conectar cualquier cantidad de cuentas para proveedores como MSN, Yahoo!, Gmail, Facebook, Myspace, AIM, IRC, ICQ, entre muchos otros. Esto quiere decir que desde un solo lugar (como sucede con servicios online) podemos chatear con nuestros clientes que se encuentran en Hotmail o Yahoo,  con nuestros amigos en Facebook o Myspace y con los compañeros que usan Google Apps, todo desde una sola aplicación.

Tan ángel o tan demonio como queramos verlo.



Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: