Desde ColombiaEL CAMPO ATROPELLADOMuy preocupado por los Decretos del INVIMA y del ICA, sobre la prohibición de la venta de alimentos que traen los campesinos a las plazas de mercado, veo con mucha preocupación que le quiten el derecho a la vida a miles de campesinos, como la Señora que ordeña su vaca, para vender su botella de leche y con esa plata compra otro producto (por Eje.: una libra de arroz), para su propia alimentación; quedando de la manera mas indefensa que uno se pueda imaginar. La prohibición de la venta de leche cruda, huevos de campo, pollo campesino y gallinas campesinas etc. Apoyo a esta noble causa a favor de la gente del campo, que es la más indefensa y que con estas normas sólo les quitan el derecho fundamental a la vida. No entiendo como el gobierno quiero acabar con estos alimentos que a lo largo de de Historia los seres humanos, nos hemos alimentado con estos productos naturales, tan sanos como la misma nobleza de las gentes del campo y que sino fuera por ellos, los campesinos, qué comeríamos los que vivimos en las ciudades, si todo lo produce el campo y que son alimentos sin químicos o cuantas enfermedades habrán producido los alimentos con químicos, que ha consumido mucha gente y que hoy, ya no pueden estar contando su propia historia; donde solo hay que cocinar estos alimentos y quedan listos para consumirlos. Yo personalmente soy un feliz consumidor de leche de cantina, que hiervo de 10 a 15 minutos y me la tomo pura; así como los demás alimentos hay que cocinarlos con su debido tiempo, los huevos de campo, la gallina y el pollo campesino y gozo de muy buena salud, gracias a la gente del campo.A veces me atrevo a pensar, que serán las multinacionales las que estén detrás de éste infinito y lucrativo negocio, con el afán de acaparar todo; sin importar la propia vida de los seres humanos y al mismo tiempo seguirle entregando la riqueza de nuestros suelos a los mas ricos del mundo y a que los campesinos sean desterrados de sus parcelas, con argumentos infames, como si fueran delincuentes.Defendamos los campesinos hasta que veamos dichos Decretos anulados y que se acabe la manera limosnera como quieren tener a la gente del campo; donde desde un escritorio allá en Bogotá, se escriben DECRETOS, sin saber la enorme pobreza como viven los campesinos, porque aquellos altos funcionarios apenasllegan al campo volando en Aviones, con una cámara filmadora detrás a que les tomen fotos, para que al día siguiente, aparezcan en grandes periódicos de primera página, dándose pantalla como grandes héroes, cuando la física realidad de hoy es el HAMBRE, en nuestro País.Invito a los pequeños productores, comerciantes, consumidores de estos productos naturales y sin químicos a que sigamos de pie, defendiendo nuestro inalienable patrimonio de la vida, de lo contrario serán las GRANDES MULTINACIONALES, que nos impongan los alimentos químicos al precio, que ellos quieran.Pido a las iglesias católicas entre otras, su colaboración en la difusión de estos atropellos contra la humanidad, para que en las misas dominicales de cada municipio, se denuncie al Gobierno Nacional como quiere quitarle el Derecho a sobrevivir a los más pobres, para que la misma población tome conciencia de la gravedad de lo que está pasando con la prohibición de la venta libre de huevos, pollos, gallinas de campo y leche de cantina.No entiendo como el gobierno prohíbe la venta de un alimento tan puro como lo produce el campo y los campesinos que toda su vida han vivido de estos productos. Y los que no se han comido un sancocho de Gallina campesina, no saben lo delicioso que es.Tampoco permitamos que les quiten el Derecho a los NIÑOS Y ANCIANOS, más pobres a tomarse un vaso de leche pura y natural, es la única manera que tienen de sobrevivir, alimentándose con estos productos naturales, que ellos mismos producen honradamente y al mismo tiempo son autosuficientes.Pienso que todos los pequeños productores no deben descansar hasta que se anulen estos DECRETOS y que lo mínimo que podemos hacer los seres humanos es defender lo poco que nos queda, como son nuestra nutrición natural, con alimentos puros y que no sigan atropellando a los campesinos y a quienes nos hemos criado con los productos del campo. Que no nos vengan con filosofías baratas o sofismas de distracción, cuando hoy en el mundo hay más de 200.000.000 Millones de personas con HAMBRE.Volvamos a las plazas de mercado.¿Pregunto cuántos fuimos niños y que nos alimentaron generación tras generación, con leche de cantina hervida, con todos sus nutrientes naturales, como debe ser?Desde Colomiba.PorESNORALDO TORRESConsumidor PreocupadoDerechos Reservados de Autor.E-MAIL: esnoraldo@yahoo.es

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: