Un Caballero Escarlata que rompe con con normas para ser un caballero muy especial. 

mi escritorio

A veces la investigación oceanográfica puede emplear métodos relativamente económicos. Los planeadores submarinos o gliders son vehículos submarinos autónomos diseñados para observar el interior de amplias zonas oceánicas a un coste mucho menor que los buques oceanográficos y anclajes.

El submarino robótico sale a la superficie del mar a emitir los datos sobre las condiciones del agua que reciben estudiantes en Nueva Jerey.

Con sus 60 kilos de peso, partió el pasado 21 de mayo con dos objetivos: monitorear el mar y llevarse el récord del recorrido más largo hecho por una nave submarina controlada a distancia.

Sin inconveniente ha recorrido más de tres mil kilómetros, pero a partir de este momento comienza una aventura por un territorio imprevisible y peligroso para alcanzar su destino en noviembre próximo.

De hecho, "es el recorrido más largo y peligroso realizado por un sumergible", indicó Kohut. En total el Caballero Escarlata, como se le conoce al robot, habrá recorrido seis mil kilómetros cuando logre su meta.

La universidad cuenta con unos veinte aparatos submarinos de control remoto, pero solo este funciona con baterías de litio, lo que le permitirá desplazarse sin inconveniente durante todo el trayecto.

Para avanzar, el Caballero Escarlata, que en realidad es amarillo, toma el agua para bajar y la suelta para subir, lo que le ayuda a encontrar las corrientes que le interesan. Y los datos que recoge son compartidos con la comunidad científica a través de un sitio web en el que incluso los marineros se apoyan para conocer las condiciones del mar.


Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: