El aceite de rosa de mosqueta es un potente regenerador que ayuda a combatir cicatrices y arrugas, pues, aparte de su elevado contenido en ácidos grasos esenciales, es rico en vitaminas, las más recomendadas para combatir el envejecimiento cutáneo, como la vitamina C y el betacaroteno, y, actualmente, podemos encontrar en el mercado muchos productos para el cuidado de la piel que lo incorporan en su fórmula como ingrediente principal. Asimismo, muchos dermatólogos recetan pomadas y cremas que contienen aceite de rosa de mosqueta en su composición, en caso de cicatrices causadas por heridas o quemaduras, e incluso en algunos casos se recomienda para problemas de dermatitis o sequedad cutánea.

Pero sin duda las cualidades más apreciadas del aceite de rosa de mosqueta son las de rejuvenecer e hidratar la piel, a la que aporta luminosidad, combatiendo arrugas, manchas y líneas de expresión. Muchas mujeres embarazadas utilizan el aceite de rosa de mosqueta para prevenir las estrías.

En principio se empezó a utilizar el aceite de rosa de mosqueta en forma de aceite puro, y, principalmente, para la piel del rostro. Pero por los buenos resultados obtenidos, en la actualidad podemos encontrar una gran variedad de productos elaborados con aceite de rosa de mosqueta, tanto para el cuidado de la piel del rostro como para el resto del cuerpo: Jabones y geles de baño, bálsamo para los labios, body milk, cremas para después del afeitado...

La cosmética natural és la más valorada en la actualidad porque en la naturaleza encontramos los mejores tratamientos para luchar contra el paso del tiempo. Desde la antigüedad se utiliza el agua de rosas para hidratar y embellecer la piel. Ahora, el aceite de rosa de mosqueta se perfila como el ingrediente estrella para conseguir una piel joven y tersa y prevenir el envejecimiento. La extensa gama de productos que existen en el mercado avalan su eficacia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: