Quiero hablarles hoy sobre lo indignada que estoy con la situación laboral actual. O mejor dicho, de como los empleadores se aprovechan de esta situación.

Les contaré una experiencia no muy lejana:

Una empresa de fundición artesanal la cual hace con sus empleados lo que les da la gana. Les cambian el horario cuantas veces quieren, les hacen hacer horas extras y no se las pagan e incluso los llaman a trabajar los sábados y domingos cuando los días laborales estipulados en sus contratos es de lunes a viernes.

Ahora vosotros pensaréis:

¿Por que no se quejan y exigen sus derechos?

Pues simplemente por miedo a que los echen a la calle.

Si ahora con la crisis ya es difícil abrir la boca y exigir lo de uno ¿como será después de la reforma laboral?

Está claro que estamos atados de pies y manos, y que ni siquiera las organizaciones creadas para defender los intereses de los trabajadores pueden hacer algo por nosotros.

 

Firmado la mujer de un trabajador sufridor.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: