EGUZKILORE es el nombre en euskera de la flor del cardo silvestre, y el mejor amuleto que nos ofrece la miología vasca para la protección frente a los genios malvados.

Cuenta la leyenda que al principio de los tiempos, solamente había oscuridad, y los hombres le pidieron a Amalur (la tierra madre), que les ayudara ya que eran acosados por genios malvados en la oscuridad.

Amalur creo Illargi (la luna), para que iluminara el día, pero aunque resplandecía no mantenía alejados a los genios. Los hombres pidieron ayuda otra vez a Amalur, y esta creo Eguzki (el sol), que con su luz mantenía a los genios alejados de los hombres.

Pero a pesar de la luz de Illargi, los genios malvados acechaban a los humanos, por lo que volvieron a recurrir a Amalur, que les dio una flor que parecia un sol en pequeño, Eguzkilore, para que la pusieran en las puertas de sus casas. 

Cuando un genio se acercaba a la noche a la puerta de un caserío y veía la Eguzkilore, creía que era el sol que estaba apareciendo y salia corriendo a esconderse.

Otra leyenda sobre Eguzkilore, dice que el genio Izuma se acercaba a los caserios para robar los niños, pero cuando veia la Eguzkilore sobre la puerta del caserio, tenia que ponerse a contar los pétalos de la flor, y cuenta que te cuenta, le pillaba la salida del sol y de un nuevo día, sin llevarse a los niños.

Basándose en estas leyendas los joyeros vascos Zuloaga han creado una linea de joyas que tienen como insignia a Eguzkilore, una creación en varias joyas de plata y oro, que representan a este amuleto vasco de protección.

Esta es una de las leyendas más bonitas de la mitologia vasca, y que sigue en vigor, y aún se puede ver en las puertas de muchos caserios, y también en el cuello de muchas mujeres.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: