Una dieta baja en carbohidratos puede que haga perder peso, pero no se sabe mucho de los efectos a largo plazo. Algunos investigadores temen que un régimen rico en proteínas provoque problemas de hígado y riñones, osteoporosis y otras complicaciones graves. “Muchas de las delicias de una dieta baja en carbohidratos —como un filete grueso de carne con salsa bearnesa— están repletas de grasas saturadas que obstruyen las arterias [...], importante factor de riesgo de cardiopatías y apoplejías”, señala la revista Time. En contraste, el doctor David Katz, de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Yale, indica: “En una amplia variedad de estudios se ha visto el vínculo entre las dietas ricas en fibra y carbohidratos complejos (presentes en frutas, verduras, frijoles y cereales integrales) y la longevidad, el control sostenido del peso y un menor riesgo de padecer cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes y trastornos gastrointestinales, así como una mejor salud en general”.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: