EEUU., UNA LUZ PARA EL MUNDO.  Caminarán en las tinieblas.

America

Nuevo Stadium de los Yankees de New York. Las gradas están a rebosar el lleno es total. Decenas de miles de personas se han reunido aquí presas de una gran emoción. Todos sienten en su interior que un hecho relevante para la humanidad estaba a punto de ocurrir en breves momentos. La multitud estaba en expectación máxima y con el alma en vilo. Hombres y mujeres de toda clase y condición social de todas las razas y lenguas vestidos con variopintos atuendos acudían multitudinariamente a la cita guiados por una fuerza superior que les tenía arrebatado el espíritu. En sus rostros era visible la marca emocionada de un instante único de una experiencia sobrehumana difícil de explicar con palabras. Habían venido a New York atraídos por los mensajes de un hombre al que llamaban popularmente el Arlequín de Dios. Su fama se extendió de manera vertiginosa y en todas las naciones se oía hablar de él. Ahora todos los presentes verían en vivo y en directo al ARLEQUÍN DE DIOS.

Casi nadie se conocía entre aquella muchedumbre de personas venidas desde el lejano Oriente o de las otras esquinas de la tierra confluyendo  como remansadas aguas de un río en el Nuevo Stadium. Eran desconocidos unos de otros y, sin embargo, un mismo sentimiento los unía y parecíales que se conocieran de siempre de convivir toda una vida. Ninguno sentíase extraño de ese anónimo compañero que acababa de conocer y su presencia además de no ser molesta resultaba grata de verdad.

 

New York

Nuevo Stadium de béisbol de los Yankees de New York.

Algo inexplicable teniendo en cuenta que estaban en la capital del mundo, es decir, New York. En esta gran urbe metropolitana nada es lo que parece aunque alguna de sus apariencias sean lo que parece que son. Los sentimientos de los neoyorkinos se desplazan como congelados bloques de hielo flotando a la deriva, en medio de un  mar humano donde  millones de almas se sienten en la obligación diaria de desconocerse e ignorarse por completo en una arquitectura de proporciones gigantescas, descomunales, cuyos rascacielos albergan una de las poblaciones humanas más densas del planeta.

Pero, New York, es lo que es por su gente. Aquí incluso los mendigos (que nadie quiere serlo) se sienten neoyorkinos hasta la médula y no quisieran ser mendigos en ningún otro sitio que no sea la capital del mundo. Raramente el que conoce a fondo la ciudad desea vivir en otro lugar. New York es New York para lo bueno y para lo malo. No es lo que es por casualidad sino por un esquema inteligente de diseño desarrollado por las mentes más lúcidas de los Estados Unidos de América. Sin embargo no digo con ello que sean las mentes más humanas. 

Metrópolis

Y por qué callarlo cuando todos lo sabemos, en USA viene a pasar lo que pasa en todas partes del mundo, que el pueblo ennoblece a sus dirigentes y, no al revés, aunque estos últimos de manera irreal y jactanciosa estén convencidos de su superioridad moral o lo que sea que les haga sentirse superiores. Si no tuvieran esos delirios de grandeza, no harían lo que hacen con la gente a la que ya no respetan ni le muestran la más mínima consideración. En su endiosamiento la desprecian despectivamente. ¡Si supieran que el bien es poder el verdadero poder! ¿Qué merito tiene hacer las cosas mal? El bien hace el poder estable.

Lo que no hace el mal. Los derechos tan inalienables y publicitados a bombo y platillo se pisotean con la misma facilidad que se les concede de boquilla o se les escribe en folios constitucionales. Esos derechos blindados en urnas de cristal nunca son vistos por las personas para quienes se supone que se concibieron. Los derechos están mucho mejor dichos y guardados que practicados y ejercidos con amplia libertad. No vaya a ser que nos acostumbremos a ser tratados en igualdad y después no queramos vivir bajo el yugo de la injusticia y sojuzgados.

Las gentes americanas

Consideraciones y respetos y desprecios aparte, América es América, porque el cerebro de sus gentes está imbuido de una idea que ha fascinado a generaciones de norteamericanos llamada, "El Sueño". Desde el pensamiento más descabellado hasta el más exuberante de contenido se materializan de la nada, se hacen tangibles corporalmente en el país de las posibilidades infinitas, de las realizaciones humanas más superlativas. Una nación de tal grandiosidad, tan vasta en sus lindes territoriales, tan alocada en sus ideales, obra milagros cada día en todos los campos del saber. Como lo obró tras el espanto del 11 Septiembre  al resurgir de sus escombros del más pavoroso atentado terrorista consumado en la historia de la humanidad. Todo el planeta vivimos en directo mediante la televisión con el corazón en un puño y los ojos anegados de lágrimas la mayor atrocidad que unos seres humanos pueden cometer contra otros al estrellar unos aviones en el World Trade Center las Torres Gemelas causando miles de víctimas indefensas e inocentes. 

Nación de energías inagotables su luz no la da un símbolo de mujer con una antorcha en llamas en su brazo alzado sino sus multitudes humanas multirraciales sus muchedumbres de toda raza y lengua y color. Esa es la luz de los Estados Unidos de Norteamérica.., ¡la luz de sus gentes!

11 septiembre

Sus descomunales energías igual se desparraman por los campos de los intereses materiales que buscan adentrarse en los secretos mundos  del espíritu. Ellos, que de tontos no tienen un pelo, compadrean con el bienestar allí donde se encuentre y se toman la vida con la misma  filosofía de los atenienses de hace 2000 años. Aquellos eran sumamente religiosos aunque vivían entregados a todas las delicias y placeres en imitación de sus divinidades y, por si acaso se les escapaba alguna,  tenían eregido un altar vacío con la inscripción: "Al Dios desconocido". De esta manera se aseguraban el favor de los dioses contentándolos a todos. La muestra de lo que digo se hace muy palpable en el bonito, visual y  verde dólar tan conocido mundialmente. 

El dólar es el becerro de oro al que adoran sobre todo las clases altas norteaméricanas, el símbolo por excelencia del poderío financiero cuyo altar está en Wall Street, custodiado por los Grandes Guardianes para quienes Dios, tiene forma de billete o figura de acción. El dólar es el Dios sobre todos los dioses. Pero es un pueblo tan eminentemente práctico en todo lo que hacen, que para que no les tiren del Templo a latigazos como ocurrió con mercaderes y cambistas ( ejemplo mal mirado hasta el día de hoy) han tenido la feliz ocurrencia  de estampar bien visible, bien centrada, la frase de su lema nacional, que sirve para lavar la mala imagen que tal idolatría por el dinero les ha dado. Supongo que todos la abremos leído alguna vez,"  IN GOD WE TRUST",   que traducido significa: "En Dios confiamos".

United States

Wall Street dejará de alumbrar financieramente.

Su caída

Sí, es curioso que una élite que no cumple ninguno de los mandamientos de Dios, diga de la forma más hermosa que confía en El. ¿Qué mandamiento no traspasan? ¿Cual es el Dios en quien confían?

Si Norteamerica solamente fuesen sus élites dirigentes hace mucho que "El Sueño" sería una pesadilla de proporciones apocalipticas. Pero Estados Unidos cuenta con la sal de sus gentes, con la luz de un pueblo inigualable, de hombres y mujeres extraordinarios cuyos espíritus engrandecen a la primera potencia del mundo a pesar de todos sus desmanes. El largo historial de delitos llena enciclopedias de muchos volúmenes de la misma manera que lo hacen ventajosamente en las fecundas ramas del conocimiento humano. Como toda potencia mundial comete sus desmanes y atropellos pero, también, consuma hechos gloriosos que benefician al conjunto de la humanidad. Toda potencia es salvaje por naturaleza como muestran los registros históricos. Todas sin excepción se han comportado como fieras destructivas en el auge de su poderío, demostrando sus instintos más animales y feroces, como quedan retratadas en la Escritura.

 

Sueño Daniel

Pronto Dios juzgará todos los actos humanos.

Ya quedan pocos años los justos para que una bestia espantosa se adueñe del mundo antes de su fin. Estamos en el umbral a las puertas de que se desaten las fuerzas oscuras y tenebrosas en un año en un día y en una hora señalada. El cuatrienio 2014-2018 traerá acontecimientos sobrecogedores. Por eso las palabras de un hombre del que tanto han oído hablar a través de las redes sociales de la web adquirirán una dimensión inusitada en los espíritus de los oyentes que han venido al Stadium de los Yankees de New York para verlo presencialmente y para escucharlo con su mensaje para el mundo. 

Una III Guerra Mundial parece inminente ante el deterioro de las condiciones de vida por todo el planeta. Las sacudidas financieras, que no son casuales, han ido mermando la confianza de las personas en sus gobiernos con una corrupción generalizada. Las naciones están angustiadas y sin conocer la salida. Para tranquilizar los ánimos se prepara una proclama mundial de, "Paz y Seguridad" y el perdón de las deudas económicas.  Se ha desatado una cruzada laica  contra las religiones tradicionales apoyada por una poderosa maquinaria gubernamental de gobiernos Anti-Dios o Ateos que han ido imponiento su visión con una hábil e insistente propaganda. Los países musulmanes están revueltos y esperan responder con una contraofensiva cuyo eje será la espada. Por si esto fuese poco han sido descubiertos unos planes para borrar de la faz de la tierra a Israel al que quieren provocar para que den comienzos guerras religiosas con toda la espiral de violencia y aniquilación que eso conlleva. Los judíos saben que estamos en la era del Mashíaj. El planeta hierve. Muchos en su desesperación van detrás de nuevos profetas que se dicen enviados de Dios o proclaman una sola religión universal. Millones les seguirán.

Y en medio de estas turbulencias sociales está "Evangelio" al que sobrenombraron "Arle" los estadounidenses. Todos lo que oían sus palabras coincidían en lo mismo, que eran como las del evangelio y que su doctrina era verdadera. Dicen que su don más destacado consistía en su capacidad de cambiar las voluntades y de hacer que creyeran con toda el alma en la necesidad primordial de amar al prójimo. Decía como el evangelio que nadie ama a Dios si se odia al semejante. No se puede amar lo que no vemos y despreciar al compañero humano al que vemos. Pero su discurso iba más allá y hablaba como Jesús de orar por los que nos persiguen y amar a nuestros enemigos. Algo que también causaba una gran sensación era oírlo decir que por la mujer entró el pecado en el mundo y por ella en la consumación de la historia saldría. Eva desobedeció y sus hijas en multitudes incontables obedecerían al Señor de toda la tierra ganando hijos y maridos como fieles del Señor que temen su nombre.

Sin embargo, los relatos que circulan de todo esto nos conviene dejarlos para otra ocasión más propicia. Ahora nos interesa  ver que es lo que está pasando en el Stadium de los Yankees de New York.

USA una luz hasta los confines del mundo. Era del Mashíaj.

Toto satélite

El aforo estaba completo. Las gradas presentaban el aspecto electrizante de uno de los famosos  derbys finales  de la liga de béisbol americana en los grandes estadios. Arle quería simbólicamente a través de esta representación escénica que los americanos ganaran en su conjunto esta final de todas las finales. Ninguno tenía por qué perderla como ocurre en el béisbol profesional. Todos podían ser ganadores si querían. Este era el momento señalado para que -God Bless America- se cumpliera literalmente en cada uno de ellos. El Señor de toda la tierra le iba a pedir a los norteamericanos que le siguieran y que fueran una luz que alumbrara un sueño mundial el de un Reino de paz y justicia  preparado desde la fundación del mundo para los mansos.

Victoria

La gran luz de América son sus gentes

animadoras actuando.

Esto es América

Sí, un escenario sencillo sin atriles se ha levantado en medio del estadio para que Arle pueda hablar mientras camina por el. Se ha habilitado el campo de juego a fin de dar cabida a más público y algunos medios de comunicación interesados en recoger el momento.

Puntualmente hace su aparición en solitario recorriendo los metros de pasillo que le llevarán hasta el lugar donde será el centro de la atención. Va vestido con camisa azul unos vaqueros Levi's Strauss sujetos por una correa de hebilla ancha y calza botas camperas. Parece un tejano americano excepto en la altura que es la propia de los habitantes de los países mediterráneos. Sobre su cabeza hay algo parecido a un kipot judío que cubre una zona más amplia de la coronilla. Un pinganillo le cuelga en la oreja del que le sale un micrófono incorporado para que todos le escuchen cómodamente. Así de natural y tranquilo está ya en el escenario mientras observa el graderio repleto de gente que a su vez están observándolo con detenimiento y curiosidad y, por supuesto, con gran consideración.

De súbito un silencio sepulcral cae sobre el estadio y el suspense se vuelve indescriptible. Se ha quedado inmóvil en aquella plataforma sus manos aparecen vacías de papeles o de cualquier tipo de nota. Así era siempre en sus apariciones públicas hablaba lo que le ponían en esos momentos en la boca. Y de esos labios brotaban palabras que daban aliento al cansado, que daban fuerzas a los débiles, que llenaban de esperanza a los oprimidos del mundo. Jamás pedía dinero a cambio de lo que decía porque no se consideraba un vendedor ambulante de la palabra de Dios. No mercadeaba ni con Dios ni con los seres humanos. Gratis recibia y gratis daba. Por eso le llamaban Evangelio. Por eso y por la Buena Nueva que anunciaba.

 Acudan a la ley vengan a Sión Celestial.

es la hora

La multitud reunida enmudeció. Su saludo rasgó el aire reverberando en todo el Stadium.

-Shalom, Shalom...

La emoción era tremenda e hízo que muchos dejaran aflorar sus sentimientos sin pudor con ojos lágrimosos. Era habitual en todas las ocasiones que rieran de alegría o se escaparan las lágrimas de los sentimientos vividos. El Arlequín de Dios les hacía vibrar les daba la oportunidad de ser ellos mismos sin miedos artificiales y de posicionarse con fuerza en sus convicciones. Todos querían ser mejores después de escucharlo a él. Y a todos les decía que su doctrina no era suya sino del Padre, que era a quien tenían que seguir.

Con el auditorio completamente absorto continuó.

-Este mundo injusto, egoísta y cruel,

habiéndo olvidado la norma de la creación,

está amenazado de un fin trágico.

El planeta tierra pudiera desaparecer, instantáneamente,

absorbido por la nada, como uno de esos tantos

planetas que giran vacíos y sin vida,

en medio del oscuro caos

en las profundas soledades del espacio....

-Hizo una breve pausa. Estaba relajado y relajando al auditorio. Arle amaba a la gente y les hablaba directamente de corazón a corazón. Ellos percibían que les enseñaba como alguien que tiene autoridad sin asustarles ni sobresaltarles.

Andaba despacio por el escenario mirando a los miles de espectadores. Su voz era amable y agradable de escuchar. Respetaba a la gente. No les intimidaba ni les amedrantaba con explosiones verbales. Sí que lo hacía con autoridad y de hecho todos quedaban admirados de la absoluta certeza con que se expresaba. Era tan rotundo en sus afirmaciones que para cuestionarlo tenían que comportarse como los fariseos y saduceos del tiempo de Jesús.

Israel es liberada

Y por el momento vamos a dejar a Arle dirigiendo la palabra al pueblo norteamericano en el Stadium  Yankee de New York. No voy a desvelarles ahora lo que ocurrió en aquel Stadium porque aunque lo dijera no lo creerían.  ¡Ni aún viéndolo es fácil de creer! Ocurrieron maravillas y portentos que hacía 2000 años no se contemplaban. Permítanme que lo deje para otra ocasión no sin antes recoger estas palabras que están saliendo de sus labios y que tienen al auditorio absolutamente sobrecogido:

-Y será al fin de los días establecido el monte de la Casa de

Yahweh por cabeza de los montes y será elevado sobre las colinas

y afluirán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos y dirán:

Venid y subiremos al monte de Yahweh

a la casa del Dios de Yaacob y nos enseñará sus caminos y caminaremos

en sus sendas pues de Sión saldrá instrucción y palabra de Yahweh 

desde Yerushaláim...

Algo sobrehumano está sobre el estadio. Arle se muestra conmovido por lo que dice y las cámaras de televisión enfocan su rostro mojado por las lágrimas que caen por sus mejillas.Los ojos de todos están anegados por el lloro pues han captado que son los protagonistas de esta profecía de Isaías. Arle sigue diciendo:

  Y será el árbitro de las naciones 

el Juez de muchos pueblos.

De las espadas forjarán arados,

de las lanzas, hoces.

Casa de Yaacob venid y andemos en la luz del Señor.

Arle hace una pausa mira a la muchedumbre y por un instante todo el Stadium permanece bajo la conmoción de lo que acaban de escuchar. Y les dice:

-Así está escrito, así lo cumpliréis.

 De una sola vez todo el Stadium de los Yankees de New York se ha puesto en pie. Un aplauso atronador rasga con su pálpito el mudo asombro que segundos antes mantenía a toda la concurrencia maravillada ante las líricas palabras del texto de  ISAÍAS, que al brotar de los labios de ARLE, adquirieron un significado pleno como si su entendimiento solamente fuera comprensible con su cumplimiento.  La emoción estalla en los ánimos de todos y en sus caras se refleja una alegría indescriptible bañadas por el lloro. Este es un momento sensacional y profético. Han tenido que transcurrir milenios para que estas palabras se hagan realidad.

El sobrenombrado Arlequín de Dios observa callado a la muchedumbre después de las palabras finales. Una gran serenidad cubre su semblante reflejando una alegría contenida. ¡Por fin se cumplen todas las palabras que le dijeron siendo un niño pequeño! Por fin el evangelio se hace carne y éstas y millones de  personas más alrededor del mundo serán la letra viva que leerán todos los hombres. La profecía avanzará hasta su consumación. Arle mira a todos en silencio agradecido. 


Al fin la libertad verdadera llega a EE.UU. y la luz de sus gentes alumbrará el mundo.

 

 

 

 

America

Casa de Yaacob arado y hoz en la era del Mashíaj. 

Luz de naciones.

ESPAÑA SE PURIFICA PARA SER LÁMPARA DE PUEBLOS.

EE.UU.., prepárense para ser  luz de naciones. 

Para los que aún no conocen el precioso himno americano aquí les dejo este vídeo en versión de Celine Dion. Hay muchas versiones a cada cual más bonita. Que lo disfruten. Shalom, shalom.

Las fotografías mostradas en este blog son propiedad de sus autores.

El contenido de este blog tiene carácter no lucrativo y de entretenimiento solamente.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: