Educación:  guerra entre padres y profesores

Educación:  guerra entre padres  y profesores

Educación, guerra entre padres  y profesores.  Padres  que quieren interferir en la forma de calificar los exámenes, en el modo de gestionar el aula o de impartir la materia. Profesores con menos autoridad, con más alumnos por aula y con niveles elevados de estrés diario. ¿Resultado? La escuela transformada en el campo de batalla de la culpabilización, en una guerra de acusaciones y amenazas. ¿La solución? Considerar la educación como una tarea en equipo.  Y comprender que el elemento más importante de esta educación -los alumnos-  están en medio de las barricadas. 

En los últimos años existe una exigencia creciente por parte de los padres en todo lo que respecta a la educación de sus hijos. Gran parte del profesorado se queja de que padresy tutores presionan para que una nota sea modificada, para que no se tengan en cuenta faltas de asistencia no justificadas, para que una materia no sea impartida de determinada manera o para que las preguntas de los exámenes sean reveladas con antelación. 

Todo ello es síntoma del cambio que se ha producido en la educación en cuanto a la percepción de los docentes como figuras de autoridad. De autoridad, no de autoritarismo. No se trata de demostrar que es el profesor quien manda en el aula, sino de aceptar que el aula es el espacio por excelencia del profesor. Pero no se debe dejar de lado a los progenitores. Para resolver este conflicto, ambas partes tendrán que dialogar y comprender que son, de facto, un equipo que ha de trabajar en pro de la educación de los alumnos.

CONSEJOS PARA LOS PADRES: 

  • Aborde al profesor en la escuela de forma no intimidatoria, procurando dialogar y comprender. 
  • Deje a su hijo que resuelva por su cuenta cuestiones de injusticia con los profesores para que se habitúe a desarrollar su autonomía. Muéstrele cómo puede cuestionar una decisión o una nota de forma educada. 
  • Nunca le haga las tareas escolares que lleve a casa. 
  • No tenga miedo de decir no, de imponer reglas, de dialogar con él, aunque tenga cosas que hacer durante las horas que pasan juntos. Regular el comportamiento de los niños es una ventaja a largo plazo en su educación.
  • Vaya a la escuela, conozca las reglas que rigen en el centro; muestre preocupación e interés por la educación de su hijo y por la vida escolar. 

CONSEJOS PARA LOS PROFESORES Y PARA LA ESCUELA: 

  • Procure desarrollar las competencias de gestión de conflictos a fin de detectar a tiempo que algo incomoda al alumno, y de este modo, prevenir situaciones de indisciplina o mal comportamiento.
  • Defina los criterios de evaluación desde el primer día de clase y comuníquelos a los padres para que puedan comprender mejor las evaluaciones de los hijos. 
  • No abdique de la asertividad y de la autoridad. Tenga confianza en sus propias decisiones y muéstresela a los padres y tutores, evitando posturas arrogantes y promoviendo el diálogo y la conciliación.
  • Procure trabajar junto con los padres, informándoles de todo lo que acontece en el ámbito escolar. 
Todos aquellos que constituyen la comunidad escolar han de procurar que la escuela sea un ámbito de colaboración, a fin de lograr la mejor educación posible para los niños y los jóvenes de nuestra sociedad. 

 

Educación:  guerra entre padres  y profesores

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: