ignorancia

LA EDUCACIÓN ES CARA

PERO LA IGNORANCIA CUESTA MÁS

LA EDUCACIÓN ES CARA

LA EDUCACIÓN, según la Real Academia Española, se define como la crianza, enseñanza y doctrina que se le da a los niños y a los jóvenes; o, la instrucción mediante la acción docente. En un margen amplio, la educación se recibe en diversas áreas como son las siguientes:

  • La casa en el ámbito familar, donde se recibe la educación en forma de modales, el habla, el respeto, la cortesía y la obediencia.
  • El colegio, tanto la primaria como en la segundaria, el instituto. Obligatorio para todos los jóvenes de hoy en día para obtener una formación básica.
  • La Universidad o la Formación Profesional, para obtener una especialización.

LA EDUCACIÓN ES CARA, puesto que hay que pagar tasas de matrícula, el material escolar, sobre todo los libros, uniforme (si procede), el traslado diario o el alojamiento, la comida, más el tiempo que se debe invertir en los estudios. La educación, en un principio un derecho fundamental de la sociedad, es uno de los ámbitos sociales que ha sufrido recortes (menos educación) y un aumento de las tasas y del material necesario para el imparto de las clases. Tras la crisis económica, aún hoy hay muchas familias incapaces de afrontar los gastos que supone una buena educación.

La consecuencia es que la educación como FORMACIÓN se ha convertido en un lujo al alcance de unos pocos, mientras una mayoría abandona antes de tiempo o intentará compaginar los estudios con un trabajo alterno.

 

LA EDUCACIÓN ES CARA

PERO LA IGNORANCIA CUESTA MÁS

¿QUÉ ES LA IGNORANCIA?

LA IGNORANCIA se define, según la Real Academia Española, como la falta de conocimiento. Todos recordaremos el famoso refrán de que la ignorancia de la ley no exime de su cumplimiento.

¿CUÁNTO CUESTA LA IGNORANCIA?

En principio, nada. La ignorancia no se adquiere, no se compra ni se regala. No hay que hacer las colas en ninguna instancia, ni se compra en la farmacia. No se dispensa en comprimidos. Aún así, la ignorancia cuesta caro. La falta de conocimiento aumenta las necesidades de las personas. La ausencia de educación nos hace más vulnerables, ante la incapacidad de pensar, de resolver problemas o de cubrir ciertas necesidades. La persona ignorante es más fácil de engañar y de caer en la trampa. Se cometen más errores y se precisa de ayuda en ciertos ámbitos de la vida. La ayuda se refiere al servicio de especialistas que han estudiado, como pueden ser gestores, abogados, médicos, mecánicos, costureros..... y todos estos servicios o ayuda, cuando se solicita, cuesta dinero. La ignorancia, a falta de formación, crea personas dependientes de otras con educación para que les resuelvan los asuntos, algunos esenciales y básicos. Y esta ayuda se convierte en un coste de por vida, ya que nadie hace nada de gratis. Se acumulan las facturas convirtiéndose en verdaderas montañas y estas, a su vez, en deudas. La ignorancia contribuye en muchas ocasiones a la falta de empleabilidad; por tanto, falta de ingresos suficientes para cubrir los gastos. Y la polémica está servida. Se desencadena una serie de problemas que se cierran en un círculo del cual es muy difícil de salir.

¿Cuanto cuesta, pues, la ignorancia? Cada uno le pondrá un precio diferente, en función de las necesidades propias. Pero, en ocasiones, puede llegar a costar hasta la propia vida. Por tanto, LA EDUCACIÓN ES CARA PERO LA IGNORANCIA CUESTA AÚN MUCHO MÁS.

ignorancia

ignorancia

ignorancia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: