Pasen, pasen y vean a, Eduardo Galeano en verso. El trovador de la vida.

Hoy es un gran día para mí. Hoy me siento feliz. Hoy voy a expresarme a modo de una erupción volcánica que quisiera arrojar a la superficie todo el magma de su interior después de centenares de años de permanecer dormido. Hoy me dirigiré al hombre vivo que más admiro por su honestidad por su valentía por darle a la humanidad una oportunidad de comprenderse mejor por decirle al mundo de los poderosos sin pelos en la lengua que para gobernar como lo hacen no hacía falta que gobernasen. Mejor nos hubiesen dirigido nuestras abuelas o cualquier niño de cualquier parvulario de por ahí.  Hoy pues, hablaré de Eduardo Galeano.

Y lo haré con una noticia de última hora que me llegó escribiendo este artículo. ¡Lo van a condecorar! Muy justo muy merecido. Ahora Eduardo Galeano será investido Doctor Honoris Causa esperemos que eso sirva para que los Doctores Honoris Causa sean investidos de Eduardo Galeano. ¡Felicitaciones amigo del mundo! Cuando todos sean investidos de Eduardos Galeanos el mundo entero será investido Doctor Honoris Causa.

Celebremos con Paco de Lucía el grato acontecimiento.

Dicho esto, Don Eduardo a mí no me impresiona nada. Simplemente lo admito como es sin comprender de paso por qué los demás no son como él que es lo que realmente me impresiona muchísimo. Yo preferiría que desde el Círculo Polar Artico hasta el otro Círculo Polar Antártico de una punta a la otra de los paralelos desde todos los meridianos se multiplicaran las poblaciones de Eduardos Galeanos que fueran producidos en serie por nuestras mujeres por nuestros educadores por un mundo que tuviera en la más alta consideración los valores que este ser humano representa y que nos dignifica aún cuando duerme. Yo escucho a los rapsodas de la vida a sus juglares con el mismo encandilamiento de la cobra ante la flauta. Las palabras tienen la fuerza que tienen, tienen el poder de motivarnos a las acciones más heróicas o a las canalladas más perversas.

Por eso las palabras salen de nuestros labios como espadas de dos filos. Todo lo que sale por la boca sale de dentro del corazón. El manantial del que brotan como aguas vivas nuestras emociones y sentimientos. Por eso cuando un poeta ha alcanzado su máximo saber deja a un lado las palabras y escribe versos perfectos los que riman con todas las almas que pueblan este desdichado mundo oprimido inimaginablemente por congéneres que han renegado de su naturaleza humana para parecerse a otras naturalezas menos naturales dentro de nuestra naturaleza y menos humanas, es decir, inhumanas totales máquinas destructoras de vida Termineitors de su prójimo al que pisotean hasta estrujarlo bajo una bota de hierro. Seres que habiendo olvidado la norma de la creación no tienen ninguna piedad en la convivencia con el resto del mundo que viven sin un ápice de misericordia para con su semejante.

Por eso Eduardo Galeano es un verso vivo él es su mejor prosa la mejor de sus lecturas un libro leído por toda la humanidad oprimida y dololiente que les da la esperanza que hombres malvados les han arrebatado hasta de los interiores de sus entrañas que les han robado hasta sus espíritus vaciándolos por completo de cualquier signo de humanidad de cualquier signo de grandeza humana de cualquier gloria que se nos diera de cualquier sekiná que pudiera estar presente en cada uno de nosotros. Sí, Eduardo es mucho Eduardo un verso para los hombres y mujeres buenos del mundo. Un verso al que todos podemos besar, tocar, al que todos deberíamos querer parecernos para rimar en el amor de unos por los otros. Yo no admiro a Eduardo Geleano yo lo amo. Lo amo porque no se le puede ofrecer a alguien como él menos que el amor que el mismo nos tiene a todos.

Por el que se expone cada día ante los matones del mundo por nosotros diciendo lo que dice obrando como obra sin interés personal sino en el interés de todo su prójimo incluso el prójimo enemigo. Yo escribiendo esto lloro de emoción conmovido por este maravilloso hombre que sabe querer de verdad. Eduardo, en verdad te digo, que tu nombre es un bonito nombre para ser inscrito en el "Libro de la Vida". Una hoja entera para ti por haber escrito tantas para nosotros. Te aseguro que es un buen libro sin importar que te guste o no lo que te digo. Nada de malo hay en mi deseo y yo quisiera que ese libro abierto encontrara en sus páginas inscrita a toda la humanidad actual si es que quieren hacer los cambios que hay que hacer para ser inscritos en él. Mi gusto es este el de los demás cada cual que tenga su gusto. Los gustos son los gustos.

Eduardo Galeano en verso es un cantante  de todas las formas de poesía resumido en un solo pensamiento luminoso: AMOR, AMOR PURO POR EL PROJIMO. Esa es la verdad suprema ninguna otra verdad es comparable con esa verdad. El lo ha entendido y el Cielo lo va a condecorar. El verbo también se ha hecho carne con Eduardo Galeano. Hip hip...¡hurra! ¡hurra! ¡hurra!. ¡Viva! ¡¡Viva!! ¡¡¡Viva el Doctor Don Eduardo Galeano!!!

Este verso viviente es un placer para todos los sentido hasta para escribir sobre él. Uno de mis mayores sueños sería conocerlo y darle un abrazo. Este hombre ha hecho mucho porque un mundo patas arriba ande derecho como debe de andar. Les recomiendo que compren y lean todos sus libros y si pueden sean como esos libros les dicen que sean. Si hay alguien que merece la gloria del mundo es Eduardo Galeano.

Con estas cartas gano yo todas las partidas. Mario Benedetti

Y ahora estimado verso viviente te quiero despedir con otro benefactor de la humanidad: DEMIS ROUSSOS.

Recuerdo siendo un muchacho jovencito estar en mi habitación y escuchar una voz dulce y melodiosa con medicina en sus cuerdas vocales. Salí corriendo de la habitación presa de una emoción inigualable y allí estaba él cantando en Televisión Española con ese aspecto inconfundible que lo hizo famoso en el orbe. Me enamoré de aquella voz de aquellas canciones como no estaba enamorado de nadie. ¡Qué mensajes! ¡Qué ser tan especial!

Eduardo Galeano en verso voy a despedirme de ti con la letra de una canción maravillosa de verdad. El que pueda que lo escuche. Dice así:

Por tu propio esfuerzo

ponte hoy por fin en pie

y no sientas miedo

del amanecer

No des la espalda

al valor de la verdad

busca en cuerpo y alma

la felicidad.

 

Tú amigo nuevo

pon tu voz en libertad

sal a campo abierto

junto a los demás

 

Ven canta con fuerza

la canción que nace al sol

que sus notas sean

un himno al amor

 

Haz de ti un refugio

para quien perdió su hogar

y torció su rumbo

en la oscuridad.

 

Ven canta con fuerza

la canción que nace al sol

que sus notas sean

un himno al amor.

Con su voz y con música es delicioso para el alma delicioso para el espíritu. Un canto como ese he de cantar yo. Porque cantando muchos cambiarán. Todos lo oirán si pongo el alma hasta los sordos lo escucharán.

Para Don Eduardo Galeano en verso.

No me canso de aplaudirle llevo en pie desde el día que lo conocí ovacionándolo sin cansarme.

¡¡¡Gracias por existir!!!

Las fotografías mostradas en este blog son propiedad de sus autores.
El contenido de este blog tiene carácter no lucrativo y de entretenimiento solamente.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: