La presente es una compilación de editoriales publicados en la gaceta de anuncios Tipster, comprende desde diciembre de 1999 a enero de 2003, en las siguientes localidades: El Rosario, Los Reyes Iztacala, Tlalnepantla, Viveros del Valle, Tultitlan, Cuautitlán y Pasteros.

 

Todos escritos por un servidor, espero los disfruten leyendo tanto como yo al escribirlos; lo curioso de todo esto es que compruebo una vez más la dinámica cíclica de la vida, porque al volver a leer las líneas escritas, parecieran intemporales por ser aplicables a estos momentos actuales a pesar de la distancia que guardan con el hoy en día.

 

Un abrazo y felices pascuas 2010.

Guillermo Lora Santos – Tipster.

 

 

La Navidad y el prójimo.

Ya se acerca la Navidad y comenzamos como todos los años a ponernos sentimentales y nos hacemos más sensibles respecto a determinadas situaciones como la pobreza, la miseria, la soledad, la vejez, etcétera; qué triste que sólo sea en estas fechas, pero más triste que sea sólo de pensamiento porque las acciones nunca llegan o llegan a medias; ojalá que de verdad nos interesáramos por el prójimo, por él, que también es un ser humano como nosotros, por él, que nos recuerda que no hemos sido justos y honestos, por él, que nos invita a reflexionar sobre la vida que estamos llevando, por él, que nos da la oportunidad de hacer algo bueno por nuestros semejantes, por él, que podría ser nuestro padre, nuestro abuelo, nuestro hijo, nosotros mismos.

 

Yo te invito a reflexionar en las líneas anteriores y después a tomar acciones encaminadas a ayudar a aquellos que por nuestra causa, directa o indirectamente carecen de amor, alimento y esperanza; recordemos cuando sonriamos alrededor de nuestra cena de Navidad a todos aquellos que no pueden hacerlo...

G.L.S. / dic. 1999.

 

 

Tengo miedo.

Tengo miedo, mucho miedo de que nuestro país, tan querido por todos, porque aunque todos nos quejamos de él, seguimos aquí, y ahora que se acercan las elecciones y que tenemos la oportunidad de influir con nuestro voto, temo que nos vuelva a ganar aquella frase de "más vale malo por conocido... " y no ejerzamos con responsabilidad nuestro derecho al voto.

 

Yo no te digo por quién votar, pero si te exhorto a que tu sufragio este dos de julio del presente año, antes de emitir tu voto en favor de un Partido político o un Candidato específico, pienses en el porqué lo vas a hacer, que conozcas sus propuestas, que estés convencido de que para ti es la mejor opción, porque tu voto es muy importante, porque no podemos votar al "aventón" ya que nosotros seremos los que afrontemos, - durante seis años las consecuencias de nuestra decisión; no te dejes influenciar, mantén independencia mental al sufragar porque como decía Alex Lora: "México es uno y uno es México". Estoy seguro que en estas elecciones lo haremos muy bien.

G.L.S. / jun. 2000.

 

 

Elecciones.

Para estas fechas ya todos sabemos que pasó con las elecciones del 2 de julio y sea cual sea el resultado, permanece una constante, la vida sigue... si queremos que siga, porque la diferencia no la hace un candidato, un partido político o un resultado, la diferencia la hacemos nosotros, con nuestro trabajo, con nuestra actitud y con el empeño que ponemos en todo lo que hacemos.

 

Absolutamente nadie va a venir a cambiar nuestra vida, somos nosotros los que tenemos ese deber para con nosotros mismos y afortunadamente dependemos de nuestro potencial, porque si sigues esperando a que Vicente o Francisco, o como se llame venga a resolverte tus problemas, estás en un craso error, porque lo que no hagas por ti mismo nunca nadie lo va hacer.

 

Así que tienes dos opciones, comenzar ahora, sí, ¡ahora!, ¡ipso facto!, o seguir con tus mismos malos hábitos y esa pésima actitud que hasta este momento te ha llevado a dónde estás..., cómodo ciertamente, pero ¿contento con lo que has logrado?

G.L.S. / jul. 2000.

 

 

Papás de hoy…

Agosto, mes de vacaciones escolares, mes en el que están los hijos en casa y no sabemos qué hacer con ellos, siendo que es un buen momento para estar más cerca y convivir más con nuestra sangre.

 

Es muy triste ver como los niños son relegados a ver la televisión, enviados a jugar a la calle o con algún vecino o familiar con tal de no tener que soportarlos; por eso cuando transcurre el tiempo nos damos cuenta que no conocemos a nuestros hijos a pesar de haber vivido más no convivido con ellos, es lamentable cómo algunas vidas se van por caminos equivocados por no haber tenido un poco de atención, que no significa comprar objetos materiales, sino el cariño y dedicación que les demostramos a través de involucrarnos con sus cosas e involucrarlos con las nuestras. ¿Sabes cuál es la canción favorita de tu hijo?, ¿Sabe tu hijo que hacías cuando tenías su edad? Si en ambas preguntas la respuesta fue negativa, yo me preocuparía por tener una mayor comunicación con mis vástagos porque no es padre el que los tiene, ni el que los mantiene, son papá y mamá los que dedican su tiempo a criar a sus hijos con amor.

G.L.S. / ago. 2000.

 

 

Tu negocio.

Ventas, Mercadotecnia, Comercio, Administración, Finanzas, son palabras básicas dentro del mundo de los negocios, y nosotros tenemos uno. Pequeño, mediano o grande, es un negocio a fin de cuentas, la diferencia no está en el tamaño, sino en la visión que cada uno tenga para proyectar ese negocio hacia la cima, hacia el éxito.

 

No se trata de dar recetas de cocina para que los negocios prosperen, implica muchas cosas el ser exitoso, implica ser disciplinado, tanto con los gastos, ingresos y con uno mismo; implica ser un estudioso, de las experiencias de los demás y las propias, del entorno y de los libros que ha escrito gente exitosa; implica sacrificio, porque tendremos que invertirle mucho tiempo antes de que nuestro negocio dé frutos; implica ir siempre un paso delante de la competencia; implica anticiparnos al pensamiento de nuestros clientes para saber qué es lo que requieren; implica mucho esfuerzo, constancia y una fe inquebrantable a pesar de los tropiezos ...

 

Yo mismo no sabría decirte lo que tienes que hacer para que tu negocio crezca, eso lo sabes únicamente tú, porque una vez que iniciamos un negocio, iniciamos un compromiso con nosotros mismos, con nuestros clientes y proveedores, iniciamos un camino incierto, pero es nuestro camino, y dependerá de nosotros tropezarnos las menos veces posible y tener una visión hacia adelante, porque "caminante no hay camino, se hace camino al andar" (A. Machado)

 

Así pues, mucho ánimo y felicidades porque ya eres un emprendedor, ya les llevas ventaja a los demás, a muchos otros que aún están esperando que llegue el negocio de su vida, y tú, no lo esperaste, ya lo iniciaste.

G.L.S. / sep. 2000.

 

 

Oportunidad.

Basta un momento para sentarnos y reflexionar, pensar lo que hicimos bien y mal, lo que dejamos de hacer el año pasado y lo que haremos y queremos hacer en este nuevo año, en esta nueva oportunidad de vida que se nos presenta, ¿cuántos hubiesen querido tenerla?, pero tú y yo la tenemos, ¿realmente la vamos a aprovechar?, ¿seguiremos sin respetar los derechos de los demás?, ¿continuaremos trabajando al 50% y queriendo cobrar al 100%?, ¿seguiremos haciendo caso omiso de nuestras leyes?, ¿nos seguirá costando mucho trabajo ver al prójimo como el enemigo y no como mi hermano?

 

Ojalá que en los albores de este año que comienza pensemos que puede ser el último y vivamos como verdaderos seres humanos, ojalá y lo podamos lograr, seguramente las recompensas de este nuevo comportamiento las veremos todos los días reflejadas en las caritas de agradecimiento que obtengamos de nuestros semejantes al serles útiles en algo. Recuerda que es importante ayudar económicamente a quien lo necesita, pero tu apoyo solidario y activo vale más.

G.L.S. / ene. 2001.

 

 

Compromiso.

Compromiso ... algo que nos cuesta trabajo realizar, será acaso porque no lo comprendemos en su justa magnitud..., un compromiso es un acuerdo entre dos personas, nadie nos obliga, lo hacemos por voluntad propia, pero resulta que la mayoría de las veces no cumplimos, lo hacemos a medias o mal; por ejemplo, al proveedor le decimos que puede pasar a cobrar tal día a tal hora y quedamos mal, al cliente le decimos que vamos a terminar el trabajo tal día a tal hora y quedamos mal, a los amigos les decimos que los vamos a acompañar y quedamos mal, a la familia le prometemos un paseo y lo posponemos indefinidamente, etc..., quedar mal es no cumplir con la hora, con la fecha, hacer las cosas no bien o no hacerlas, en fin, no cumplimos con lo que prometimos e inventamos mil pretextos y excusas..., lo malo es que se nos ha hecho costumbre, costumbre que transmitimos a nuestros hijos, empleados y demás gente que nos rodea.

 

El no cumplir bien nuestros compromisos es una falta de respeto hacia nosotros mismos y hacia los demás, el cumplir los compromisos pactados habla de personas educadas, disciplinadas, honestas y gente de primera, gente que vale la pena y que se esfuerza por hacer de su entorno un lugar mejor, gente que necesita este país para salir adelante y quitarse de encima todo lo negativo que nos impide crecer.

 

¿Cumples tú con lo que te comprometes al 100% o evitas comprometerte porque no eres una persona responsable?

G.L.S. / may. 2001.

 

 

Educar hijos.

Es de suma importancia la educación de nuestros hijos porque será una herramienta valiosa para su futuro desempeño y desarrollo, todos lo sabemos..., entonces ... ¿por qué no lo ponemos en práctica.?, preguntémonos si nos esforzamos por darles una mejor educación, no sólo al enviarlos al colegio, sino preocupándonos por darles un mejor espacio para estudiar, complementos educativos como clases de música, deportes, actividades adicionales formativas, nuestro propio ejemplo, etc., o preferimos porque es más cómodo que pasen sus tardes viendo la televisión o jugando a ser vagos en la calle...

 

Siempre he escuchado que la mejor herencia que nuestros padres nos pueden legar es precisamente la educación... seguramente muchos de nosotros recordamos con ternura cuando éramos pequeños y nuestros padres dejaban a un lado sus propias necesidades y comodidades para que a nosotros no nos faltara nada, especialmente una buena educación y actividades extraescolares que nos ayudaron a formarnos de manera integral, si ellos pudieron hacerlo, ¿nosotros qué estamos esperando?

G.L.S. / jun. 2001.

 

 

¿Año Nuevo? – 2002.

Primero de Enero, hoy comienza un año nuevo, un año más para algunos y un año de retos para otros, aunque todos o la gran mayoría invariablemente tenemos buenos deseos, esto es, bajar de peso, dejar de fumar, dejar de tomar, ahorrar, estudiar más, ser paciente, dedicar más tiempo a la familia, en fin, tantos como peces en el mar, pero la verdad es que el último día del año nos damos cuenta de que no cumplimos ni el diez por ciento de nuestros objetivos y lo peor es que ese día los renovamos para el año siguiente y así sucesivamente creamos nuestro círculo vicioso hasta que éste se ve Interrumpido cuando dejamos de existir..., cuando ya no hay años venideros...

 

Ojalá que en este año 2002 que comienza, realmente nos propongamos cumplir nuestros deseos, darnos cuenta que lo podemos hacer porque tenemos fuerza de voluntad, porque no somos del montón, porque nosotros si queremos ser diferentes y dejar este mundo mejor de cómo lo encontramos.

 

Feliz año nuevo y que el 31 de diciembre de este año nos volvamos a ver frente al espejo con nuevos retos tras haber superado los viejos.

G.L.S. / ene. 2002.

 

 

Nuestro tiempo es hoy.

Febrero de 2002, un mes más en el calendario para algunos y otra oportunidad de vida para otros. El tiempo no es importante por sí mismo, somos nosotros con nuestras acciones quienes le damos la importancia o simplemente lo desdeñamos a un segundo plano, lo aprovechemos o no, sólo algo es cierto, jamás regresará.

 

Cada uno de nosotros somos dueños de nuestro propio tiempo y es tan importante que se debe respetar, el nuestro y el de los demás...

 

Ningún tiempo es tan importante como el presente, el de hoy y ahora, el que transcurre cada minuto, porque ese tiempo es el que vivimos o dejamos de hacerlo, es aquel que nos hace útiles y merecedores del mismo o todo lo contrario; y es tan valioso que no hay dinero que lo compre; es tan justo que pobres y ricos lo tenemos por igual.

 

¿Qué estamos haciendo con nuestro tiempo?

G.L.S. / feb. 2002.

 

 

Criticar.

Algo que se espera aprendamos con el paso del tiempo, con las experiencias adquiridas a través de la maduración de nuestras vidas, es el hecho de no criticar a los demás..., ¿será por eso que la gente mayor de edad, aquellos que gozan de la sabiduría que la vida les ha mostrado a través de los años, hablan tan poco y critican nada...? y es que eso de criticar se nos da tan fácilmente, nos gusta inclusive, hasta parece que lo disfrutamos..., ¡qué fácil se nos hace hablar mal de los demás!, ¡pareciera una "carnicería" que hacemos al criticar las acciones del prójimo! y no es que haga o no haga daño, pero no se gana nada, a pesar de que se pregone que hay mala crítica y crítica constructiva, me parece que si queremos ayudar a alguien es darle a ese alguien un consejo personal y confidencial, el criticar abiertamente, sin haber vivido lo que estamos criticando, es absurdo y carente de sentido común, pues nunca viviremos lo que los demás están viviendo porque las circunstancias nunca serán las mismas para dos personas, cada uno tiene su propia identidad y circunstancia. "Cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar", "No veas la paja en el ojo ajeno, pues no te das cuenta de la viga que traes en el propio", son dos refranes populares, tan sabios. como la experiencia, que no dicen tanto y que llevamos a cabo tan poco o casi nada; ojalá reflexionemos al respecto y antes de criticar a los demás, tratemos de comprender que las personas están actuando no como nosotros pensamos o quisiéramos que lo hicieran, no como la "lógica dice que lo hagan", si no que están actuando de acuerdo a su situación individual y particular que se ve influenciada por su entorno específico; seguramente nosotros lo podríamos hacer mejor, es posible, pero no somos ellos ni ellos son nosotros, así que si queremos que los demás mejoren, demos el ejemplo al realizar nuestras actividades cada vez mejor y aprendamos a mantener la boca cerrada y abrirla para dar voces de aliento que hacen más bien y nos hacen mejores.

G.L.S. / mar. 2002.

 

 

Nuestra vida vivida a través de otros…

Ya va a empezar el resumen de Big Brother escuché decir a unos muchachos mientras que se apuraban para llegar a tiempo y no perderse ningún detalle; en lo particular no es de mi agrado este tipo de programas, sin embargo es impresionante notar que la vida de mucha gente gire alrededor de éstos, de muchas cosas vanas y triviales y aquellas que realmente son relevantes en nuestra persona las dejamos para más tarde; ¿será de verdad tan importante para nosotros la vida de los artistas y deportistas?, que hablamos de ellos como si los conociéramos y estamos esperando las publicaciones o los programas de radio y televisión para saber en qué va el problema de determinado personaje y cuáles son los últimos "chismes" de éstos. ¿Cómo podemos perder tanto tiempo en eso? ¿Cómo es posible que vivamos comentando estas cosas como si el tener mayor información nos hiciera ser más importantes y actualizados?

 

¿Será que nuestra propia vida la hemos hecho tan aburrida que no es interesante ni para nosotros mismos?

 

¿Será posible que prefiramos vivir de las noticias de los famosos y sean éstos más importantes que nosotros mismos?

 

¿Nos sentimos tan poco que poco somos y necesitamos vivir la vida de otros para ser felices?

G.L.S. / may. 2002.

 

 

Trabajo.

Trabajo. Hoy en día cuesta mucho trabajo tener un buen trabajo, un trabajo digno que nos permita desarrollar nuestras capacidades y habilidades, un trabajo que nos haga sentirnos felices al hacerlo, un trabajo que ofrecer al Señor y un trabajo que santifiquemos porque de Él surgen los satisfactores como casa, vestido y comida.

 

Veo a tanta gente desempleada y siento tristeza de su situación, yo mismo lo he vivido en carne propia y hago oración para que pronto encuentren un trabajo que les permita vivir con decoro; pero siento mayor tristeza al ver a muchos que teniendo un trabajo, lo menosprecian, hacen lo menos y buscan como dejar de hacer lo que deben hacer, quejándose del jefe, del salario, de los compañeros, de la distancia, de la comida, de todo, sin ponerse a reflexionar lo afortunados que son de tener trabajo; lamentablemente valoramos las cosas cuando las hemos perdido y entonces sí, aceptamos lo que sea con tal de poder tener un trabajo, porque ya no es tan fácil como antes, ni aún el mejor oficio, los mejores estudios, lenguas extranjeras y computación nos garantizan que podamos acceder a un buen trabajo. Y es entonces que quisiera regresar el tiempo y haber podido auto-emplearme y después ser un empresario para poder depender más de mí mismo, por eso hoy te invito a que le echemos muchas ganas en nuestras labores y que si tienes la oportunidad de poner un negocio, inténtalo, porque como dice el refrán popular: "no hay peor lucha que la que no se hace".

G.L.S. / jun. 2002.

 

 

Pena ajena.

Pena ajena sentí al estar viendo unas entrevistas que con motivo del Mundial de Fútbol celebrado el mes anterior en tierras orientales, a unos mexicanos muy entusiastas pero con calificación de cero en cultura por no saberse el Himno Nacional Mexicano, el cual aprendemos desde pequeños y forma parte de ese acervo cultural tan rico y tan hermoso que nos distingue de los demás países.

 

Me puse a pensar que cosas tan simples pero tan significativas no podemos aprender o no queremos porque es igual de fácil aprenderse los nombres de los jugadores de fútbol o de los artistas que salen en televisión; pero no, que va, son sueños quizás utópicos, ¿por qué todavía nos costará trabajo salir de esa mediocridad en cuanto a conocimientos y educación se refiere? ¿O es que nos parece muy bien que los extranjeros sepan más de nuestro país que nosotros mismos?

 

Lo triste es que nos conformamos con lo barato, lo fácil, lo vano, y si no me creen, pregúntenle a la persona que está a su lado el nombre del jugador de fútbol de la selección mexicana que se apellida Blanco y después pregúntenle el nombre de los dos autores del Himno Nacional Mexicano, espero no los vayan a confundir con los finalistas de Big Brother, y no es que sea malo, no lo es, pero si es malo que dediquemos más tiempo y capacidad pensante a lo fatuo y no a lo trascendente. "Si queremos trascender y aportar algo a este mundo, primero tenemos que trascender a nosotros mismos".

G.L.S. / jul. 2002.

 

 

Los Viejos.

Si en este país y todos los países volteáramos la vista hacia nuestros viejos, seguramente seríamos mejores, viviríamos mejor... Y es que "ellos", los grandes, los abuelos, los ancianos, los veteranos, los viejos, los de la tercera edad, los "betabeles", los adultos en plenitud, ellos, tienen la experiencia acumulada a cuestas, por el simple hecho de haber vivido más años que nosotros. ¡Qué desperdicio más grande y qué oportunidades perdidas cuando dejamos de escuchar a los viejos! ¡Qué pena hacer caso omiso de sus consejos! ¡Qué tristeza lamentarlo cuando ya se han ido!

 

Muchas veces me pregunto si será parte de la vida el no atender a los "viejos" o será acaso que la vida está esperando a que recapacitemos y aprendamos de los que han pasado primero y nos brinda la oportunidad la dejarlos más tiempo entre nosotros...

 

Ojalá nos quitemos la soberbia de la autosuficiencia para formar una amalgama y un equipo formidable combinando juventud con experiencia para que esta vida que nos tocó vivir sea más placentera y en verdad la dejemos mejor de cómo la encontramos. Ojalá dejásemos de ser unos ingratos con aquellos a quienes llamamos estorbos, porque más inútiles somos nosotros al no aprender más de ellos, que conocen los secretos y sabiduría sobre la vida.

 

Ojalá recapacitemos antes de que el tiempo transcurra y ocupemos el lugar que hoy desdeñamos..., ojalá, porque si no enseñamos con nuestro ejemplo a las generaciones venideras a cuidar del tesoro que son nuestros ancianos, ellos también nos arrumbarán como muebles viejos cuando llegue el momento...

G.L.S. / ago. 2002.

 

 

El Padre Amaro.

Estaba leyendo el debate que se generó a raíz de la exhibición de la película "El crimen del Padre Amaro", trato de entender ambas posturas, la que está a favor y la que no lo está, las dos tienen argumentos sólidos para manifestarse y defender su opinión, pero lo más importante y que va más allá de la democracia y la libertad de elección y expresión que tenemos como seres humanos, es la responsabilidad que asumimos o no en nuestras acciones diarias y que se ve influenciada en poco o mucho por todo aquello que nos rodea, aquello que vemos, sentimos y escuchamos. Por tanto, lejos de polemizar sobre una película, está nuestra consciencia, la que debemos alimentar con el sentido común y la objetividad de las cosas, con nuestras propias creencias y valores..., me llamaba la atención en la reciente visita de Juan Pablo II que durante su estadía en nuestro país todo era amabilidad y cortesía entre nosotros los mexicanos, me recordó las épocas de los terremotos y desastres anteriores que también despertó la solidaridad, educación y buenas maneras entre la población, pero que con el transcurrir del tiempo se regresó a la "normalidad", todos contra todos, y es entonces que reflexionando un poco, me parece que seguimos viviendo de apariencias, que el cambio no nos ha llegado porque en cuanto podemos volvemos a ser los mismos, los que no queremos mejorar ni permitimos que los demás mejoren, los mexicanos del tercer mundo, los mexicanos emergentes y en vías de desarrollo..., ¿creceremos algún día?, ¿tú ya empezaste o estás esperando a que los demás lo hagan?

G.L.S. / sep. 2002.

 

 

Abuso de poder.

¿Sabes de alguien que abuse del poder que le confiere un cargo superior?, ¿No?, Pues te felicito porque es un problema común, el jefe al empleado, el supervisor al obrero, el papá o mamá a los hijos, etc. lamentablemente este tema es recurrente y yo pienso que la raíz de esto se le adjudica a la educación y valores que hemos o no adquirido con el devenir de los años.

 

Qué triste es ver que a los subordinados se les trate mal, se les grite, se les impongan cosas o actividades que nada tienen que ver con su verdadera responsabilidad; es de entenderse que cuando las cosas no salen como se esperaba venga una llamada de atención, pero de persona a persona, de igual a igual porque ambos son seres humanos aunque con diferente responsabilidad, no tratando al reprendido como objeto, ni ensañándose de la manera más cruel vil sabiendo que tiene que aguantarse porque tiene necesidad...

 

Lamentablemente este tipo de prácticas las vivimos estando ya sea de un lado o del otro todos los días; ¿será acaso que nos hemos deshumanizado Y entramos sin darnos cuenta a los tiempos en que todos nos tratamos como objetos, como cosas que no sienten, como si no fuésemos hermanos?

 

Ojalá que cuando terminemos de leer estas líneas reflexionemos nuestro comportamiento hacia los demás y tratemos de utilizar la empatía y ponernos en el lugar de los otros para poder entender su propia problemática y circunstancia y entonces, seguramente, habremos dado un paso relevante hacia el desarrollo propio en la mejora de las buenas relaciones humanas que tanta falta nos hacen en estos tiempos "modernos"...

G.L.S. / oct. 2002.

 

 

Un día más.

No me gusta la Navidad ni las fechas decembrinas, ni las Posadas, ni el Año Nuevo, ni el día de Reyes...; no me gustan porque nos volvemos buenos de "a mentís", porque aprovechamos para regalar cosas que sólo cubren huecos que nosotros mismos creamos durante el año, porque pensamos que las posadas son fiestas para emborracharnos, porque hacemos propósitos de fin de año ficticios y sólo de apariencia y porque siguen siendo los mismos de todos los años y que nunca cumplimos, porque confundimos la mística y reflexión de las fechas con la suerte que nos traen unos calzoncillos rojos y demás prácticas banales...; tampoco me gustan estas fechas porque competimos por regalar los mejores juguetes y regalos, siendo que los más económicos son los que valen por lo que significan, porque competimos por la mejor cena de Navidad cuando lo más importante no son los platillos sino la reunión con nuestros seres queridos y las plegarias por los ausentes... No me gustan estos días porque es cuando más nos damos cuenta de la pobreza que existe, no sólo económica sino de espíritu, porque nos damos cuenta y nos hacemos tontos de lo mezquinos y lo pequeños que somos ...

 

Sólo una cosa me gusta de estas fechas, y es que todavía Dios tiene fe en nosotros y nos regala un día más de vida para poder mejorar... Feliz Navidad y próspero "año nuevo"...

G.L.S. / dic. 2002.

 

 

Así aparecía en nuestra publicación:

Tipster es una gaceta mensual que aparece el primer fin de semana de cada mes. Tipster está diseñada, editada, producida e impresa por Grupo T. Responsable de producción: Guillermo Lora Santos. (54-01-77-07). Tipster es una marca registrada y su distribución es gratuita. Certificado de Contenido y Reserva de Derechos de Autor: 04-1999-070211455600_109. La Editorial no se responsabiliza ante terceros del contenido de los anuncios ni de las promociones, así como logotipos y marcas registradas. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta publicación sin la autorización por escrito del responsable de producción.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: