Ecos de la vida

 

La vida me parece un camino largo y sorprendente, un silencio pronunciado, una hoja que cae…

 

La vida me parece un paisaje de colores vivos… unas texturas aterciopeladas de ilusión y esperanza.

 

La vida es un columpio que se mueve con la fuerza del impulso y que interactúa con el aire para producir la risa.

 

La vida es esa ausencia extraña… del adiós de un ser entrañable, parte del corazón, esencia del alma.

 

La vida es esa luz al despertar, que te lanza hacia delante, que te guía por un pasaje nuevo y te enseña a ver las cosas con claridad... o entre las cosas, ver la oscuridad.

 

La vida es dejarse llevar como pez en el agua, combinar fuerza, resistencia  y acción con sereno abandono ante la fuerte tempestad.

 

La vida son mis colores del colegio, mis padres, mis abuelos, mis juegos de niña en libertad, mis amores grandes, las caricias y palabras de mi entorno sencillo, protector, humilde y vivo.

 

La vida es la libertad de equivocarse, de mentirse a sí mismo y a los demás… Y, descubrirse a sí mismo más tarde… y a los otros en ti… tal y como eres, tal como son… con la magia del perdón, el puente de la aceptación y el aliciente de la reconciliación.

 

La vida es ese camino que vas recorriendo cuando realmente quieres estar en otro lugar y circunstancia, ser otro, vivir como otro… y, sin embargo,  sentir nostalgia de ti mismo.

 

La vida es tan larga como lo permite la muerte… y la muerte es tan corta como lo permite la vida.

 

La vida es paz… búsqueda, aprendizaje, fe y entrega amorosa.

 

La vida eres tú, simplemente. Tú frente a otro tú.

 

La vida es vida… la vida es tu regalo.

 

Gracias por mi vida, te amo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: