cerdos

“NO ECHAR PERLAS A LOS CERDOS”

“No deis lo santo a los perros, ni echéis vuestras perlas delante de los cerdos, no sea que las pisoteen y se vuelvan y os despedacen.” (Mateo 7:6)

Cristo utilizó este pasaje para demostrar cómo reaccionan las personas cuando viven en una constante rebelión contra el Dios Todopoderoso; personas desobediente, que empecinadamente rehúsan su verdad y cierran su mente y corazón al entendimiento espiritual. Los perros y los cerdos aquí son representativos de los que ridiculizan, rechazan y blasfema el evangelio una vez que ha sido dado a ellos.

Para entender un poco más la relación entre los perros y los cerdos miremos este versículo "Pero les ha acontecido lo que con verdad dice el proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el lodo." (2 de Pedro 2:22)

El apóstol Pedro describía a los falsos maestros usando la expresión "perro"... En esta frase “El perro vuelve a su vómito”, Pedro estaba refiriéndose a un maestro insensato que regresa a su insensatez, que regresan a su condición verdadera, natural, que no había cambiado.

Y el versículo continúa con la expresión “Y la puerca lavada a revolcarse en el lodo”. Hoy día tenemos los lobos rapaces camuflados de ovejas que han aparecido en medio del rebaño adulterando la verdadera doctrina.

El Espíritu Santo reseña a estos supuestos predicadores “profetas falsos”, que es con lo que estamos tratando muchas veces y es lo que enfrentaba Pedro en aquellos días, con la finalidad que los verdaderos cristianos los puedan reconocer.

Actualmente el mundo está atestado de éstos embaucadores; y sus presas son las personas volubles, débiles, por eso debemos estar apercibidos y reconocer a estos farsantes, roguemos que Dios  ilumine nuestras conciencias y corazones para poder identificarlos.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: