Chocolate

Al hombre también le atrae comer un bombón o una chocolatina. Del mismo modo, también hay mujeres que toman cerveza. Por tradición, el chocolate es un placer femenino, a su vez beber cerveza es un placer masculino. 

Si por algo se dice que el regalo romántico por excelencia para hacerle a una mujer es una caja de bombones. Del mismo modo, tomar un par de cervezas al salir del trabajo consiguen hacer a los hombres los más felices del mundo. Y además, si a eso le añadimos que si cuando la toman hay futbol de por medio, ya no necesitan nada más. 

Los motivos por los que a las mujeres les gusta tanto el chocolate

Comer chocolate produce una agradable sensación en el organismo. El chocolate contiene una serie de sustancias que resultan estimulantes para el mismo, entre ellas se encuentra la feniletilamina, que actúa como un neurotransmisor. 

Esta sustancia ayuda a que se produzca un aumento de los niveles de serotina en el cerebro, lo que contribuye a mejorar el estado de ánimo. 

Por naturaleza, la mujer es más sensible que el hombre. Recurre a comer chocolate, cuando quiere elevar su estado de ánimo, o para superar una ruptura amorosa. También lo suele comer al llegar ciertas estaciones como el otoño o el invierno. Por lo que este dulce de origen maya se ha convertido en su compañero inseparable.

La cerveza y los hombres

Los hombres por regla general tienen unas aficiones diferentes a las de las mujeres, entre ellas destacan el futbol, los coches, las motos y los videojuegos. De esta manera, si comer chocolate es un placer que está reservado en su gran mayoría para las mujeres, el beber cerveza es casi exclusivo de los hombres. 

Generalmente, las mujeres prefieren una bebida dulce a una amarga. Esto no quita que a las mujeres también les guste la cerveza,algunas veces deciden darle un toque menos amargo y le añaden gaseosa.

La amistad entre la cerveza y el chocolate

Son dos placeres que están muy arraigados en la sociedad. Tanto la cerveza como el chocolate, se han convertido en fieles compañeros de ellos y ellas, se han convertido en el mejor hombro sobre el que llorar cuando se atraviesan momentos difíciles.  

Son considerados como dos regalos a los que nunca podrán renunciar, por eso dulce para ella, amargo para él, una cuestión de genero con la que los dos disfrutan y experimentan el mismo placer. 

 

 

 



 

Cerveza

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: