Los drones son vehículos aéreos no tripulados que se utilizan con fines militares, y que han desatado mucha polémica por el gran número de víctimas civiles que han provocado en este ámbito.

En Estados Unidos se utilizan en la lucha contra el terrorismo, tanto en ataques como en tácticas de espionaje.

Los drones, al margen de la polémica generada, están siendo objeto de pruebas para ser utilizados en otros ámbitos, y muchos países ya se han puesto a investigar las posibilidades de estos pequeños robots voladores que resultan más manejables y económicos que los helicópteros, por lo que se han planteado utilizarlos como dispositivos de seguridad en acontecimientos públicos, guardianes aéreos, para la protección medioambiental, como vigilantes para controlar a los cazadores furtivos, luchar contra plagas de insectos, obtener fotografías, planos, prevención de incendios, socorrismo en las playas, rescates en alta montaña...La industria del cine también se apunta y ya empieza a utilizar los drones para rodar algunas escenas, después de comprobar que suponen una alternativa más económica que otros sistemas mucho más costosos para el rodaje de algunas escenas en el exterior.

Las posibilidades que ofrecen los drones son infinitas, y ya hay quien se resigna a convivir, en un futuro no muy lejano, con estos pequeños robots voladores sobrevolando las calles de las ciudades mientras realizan sus tareas de control, vigilancia y protección.

Pero, quizá, el uso de los drones como sistema de reparto de paquetes es el que ha despertado más curiosidad. Amazón, la compañía estadounidense de comercio electrónico, ha presentado su proyecto Amazon Prime Air, un servicio de entrega rápida usando drones, que estará listo durante 2015 si recibe la aprobación de la F.A.A. (Federal Aviation Administration). Con este sistema de reparto de paquetes, mediante drones de ocho élices, Amazon se compromete a cumplir un plazo de entrega garantizado de 30 minutos.

En otros países, como China o Francia, también se están empezando a probar sistemas de reparto mediante drones. En Francia, se plantean incluso utilizar los drones en el servicio de reparto postal, utilizándolos como carteros.

Mientras tanto, hay quien piensa que es una auténtica locura la idea de utilizar drones, robots voladores, en nuestra vida cotidiana. Pero es cierto que, con una buena regulación y un uso controlado, como sucede con todos los avances tecnológicos, pueden resultar de mucha utilidad en ámbitos tan importantes como el medioambiental, el sanitario o la vigilancia y protección de las personas, prevención de incendios o rescastes. En el ámbito comercial, sin duda, el interés es mayor entre las grandes empresas, como Amazon, que entre los ciudadanos, quienes, de momento, nos conformamos con un plazo de dos días para recibir el paquete sin necesidad de que nos caiga directamente del cielo.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: