adicción

Esa droga llamada amor

Hay amores que matan, amores adictivos. Es aceptado universalmente que el amor mueve al mundo, lo que lleva a cada ser humano a soñar con poder disfrutar de una relación amorosa idílica… Pero en realidad, ¿qué es el amor? ¿Tal vez un huracán que todo lo arrasa o por el contrario es, un hermoso día, glorioso, soleado, despejado?

Proliferan en abundancia, por todas partes, maquetas, modelos idealizados de lo que debería ser una relación de pareja y, en referencia a ellos nos hacemos, ideas, retratos, imágenes propias de lo que es el amor. Sin embargo, desafortunadamente, no siempre resultan ser las más sanas. Es por eso que las premisas erradas, pueden transformar a la pareja en una adicción peligrosa, sin la cual la vida no tiene sentido.

La vida sin ti no tiene sentido

Sí pensamos con detenimiento en los niños, captamos que son como esponjas, que recogen todo lo que está a su rededor. Luego, si las relaciones en el hogar fueron una mezcla de amor y dolor, porque; había maltrato, manipulación o indiferencia, lo más probable es que se reproduzca este patrón perverso y disfuncional o tal vez puedan generarse algunos diferentes pero, igualmente desastrosos. Esta recurrencia sucede automáticamente, porque; se tiene un referente familiar, porque los modelos en que nos levantamos, han dejado una honda huella en nosotros.

Infortunadamente, en un sinnúmero de casos, el amor se confunde con una virtual dependencia, convirtiéndose las relaciones en una sustancia tóxica. Lo cual ocurre, siempre y cuando haya una baja auto-estima y se piensa que hay que buscar el amor fuera de uno mismo y encontrarlo a como dé lugar, incluso poniendo en cuarentena la propia dignidad.

una droga

El episodio romántico y la tragedia

En la realidad, las relaciones, como en su símil en las historias que vemos en las pantallas de tv, teatro, nos conducen recurrentemente a estos dos tipos básicos. Sin embargo. ¿Qué es lo que hace atractiva a una comedia romántica? Es esa sazón especial, llamada sentido del humor, el que hace que la relación sea liviana y alegre y, que la pareja se divierta enormemente.

Por el contrario en una tragedia, el sentido de la diversión está ausente, convirtiéndose la relación en algo verdaderamente serio, pesada, dramática y, lo más trágico, adictiva. Hay varios detalles que identifican una relación adictiva como, la manipulación, el irrespeto, los celos exacerbados, la dependencia, descalificación, maltrato e inseguridad.

Realmente; todas estas señales tienen en común, el miedo; a no ser aceptados, amados tal como se es. Lo que motiva un juego, un rol, ya se sea de sometimiento o de dominación, para intentar controlar al otro y, así; seguir obteniendo, esa droga; que le provee de afecto y atención.

La piedra filosofal

Existe una clave para, protagonizar una fresca comedia romántica, en vez de una ardorosa tragedia, saber, que el origen del amor está en nosotros mismos, no fuera. Cuando tenemos esta certidumbre, comprendemos que; lejanamente de las personas que pasen por nuestras vidas, estaremos bien, porque; somos capaces de darnos a nosotros mismos el amor, la compasión, el cuidado, y la aceptación que necesitamos.

Luego verdaderamente, no hay necesidad de volverse un ocho para conseguir la “droga tan apetecida” del amor de otra persona, porque; paradójicamente esto, tendría un efecto contrario. Entiende, solo internaliza que eres irresistible, tal como eres, que te lo creas y te lo demuestres cotidianamente. Una persona que está segura de sí mismo, irradia encanto, atracción, empatía, El ”secreto”, ámate a ti mismo, con solo eso atraerás a la persona ideal, que sueñas.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: