El drama en las relaciones.

Cada día que pasa veo más drama en las relaciones interpersonales. Será madurez quizás, pero la vida es muy corta para tomar tan a pecho pequeñeces. No es que haya que pasar por alto una ofensa y mucho menos permitir malas actitudes, pero esa intensidad de algunos por cualquier cosa es algo que deteriora y hace difícil la comunicación humana. Conozco más de uno que evita el contacto cara a cara y prefiere trabajar desde casa o en un empleo que no tenga mucho de atención al cliente para disminuir la posibilidad de confrontaciones con la gente.

Este fenómeno va más allá del contacto directo y ha alcanzado las redes sociales. Si duda de mi afirmación ponga un post que ni siquiera tiene que ser controversial y con que solo haya dos de sus amigos que tengan opiniones divergentes se formará una guerra de improperios que dejaría mudo a Cervantes si resucitara. No exagero si digo que hay algunos que solo andan buscando la ocasión para formar un buen lio y con tal de lograrlo hasta cambian diametralmente de opinión a la hora de redactar.

En las escuelas, los centros laborales, en una tienda o fiesta puede ver este tipo de caos formado de la nada, una tormenta en un vaso de agua que puede tomar proporciones peligrosas. Sería bueno educar a los más pequeños en cómo responder ante diversas situaciones, algo así como un poco de cívica mezclado con sentido común y control de los impulsos. Disminuiríamos el drama y seriamos un poco más civilizados, pero sé que la sociedad es muy compleja para eso, así que solo queda imponer ejemplo en disminuir el drama en nuestros círculos más allegados para hacer la vida más sosegada y satisfactoria.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: