El 24 de octubre se estrenaba Drácula: la leyenda jamás contada con un gran éxito en taquilla, favorecido sin duda después del fin de semana por la fiesta del cine.

La leyenda jamás contada

Protagonizada por Luke Evans, esta versión de Drácula nos muestra la historia desde un punto de vista humano del vampiro, donde él es bueno.

Luke Evans, tras su gran papel en Fast and Furious 6, regresa a la gran pantalla interpretando a Drácula en una nueva versión del famoso vampiro. Cómo ya pasó con Maléfica, donde Angelina Jolie interpretaba a la malvada bruja, el villano se convierte en protagonista y sale a la luz su lado más humano.

Vlad Tepes, príncipe de rumanía, desea mantener a salvo y en paz a su pueblo. Para ello viven bajo el yugo del imperio turco, pagando impuestos para no tener problemas. Dicho acuerdo se rompe cuando el sultán del Imperio Otomano le pide mil niños, incluido el hijo del mismísimo príncipe, para alistarse en el ejército. El pueblo y Vlad Tepes se niegan y entonces cuando Luke Evans pasa de ser solo Vlad Tepes a ser también Drácula tras pactar con un ser diabólico que vive escondido en una cueva. Dicho monstruo le cede sus poderes durante tres días, si consigue no beber sangre humana en ese tiempo recuperará la forma humana. En caso contrario, se quedará con los poderes para toda la eternidad y liberará al monstruo de su condena para, algún día, servirle en su venganza contra quién le traicionó.

Es por eso que en está visión Drácula surge como un héroe que se tiene que convertir en monstruo para matar a miles de personas para poder proteger a su pueblo. El vampiro se convierte en quién es por todo lo sufrido, y sobretodo por su amor a su único hijo y a su mujer.

Mi nota es un 8.

Eché en falta escenas de la batalla del monasterio entre rumanos y turcos. La duración, hora y media, me parece adecuada, salvo por los cinco-diez minutos de la escena que echo en falta. La película lleva un buen ritmo y cuenta con unos buenos efectos especiales en aquellas escenas de lucha mediante murciélagos. Hubiera estado bien algún toque de humor (estilo Marvel por ejemplo), porque la película en sí es un drama. El papel de Luke Evans fantástico.

Minispoiler: la película deja ver que habrá segunda parte.

Por último, ¡os animo a participar en la fiesta del cine anual!

Vlad Tepes

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: