Una dosis de amor a lo que hace.

Ponerle una dosis de AMOR a lo que uno hace, así sea en un principio una actividad desagradable, no solo ayuda a hacer más tolerable el trabajo que realizamos y a que pase el tiempo más rápidamente, sino que hace que los resultados sean superiores. Recuerdo que en mi época de estudiante, había una asignatura en particular que me resultaba difícil, sus profesores eran poco didácticos y hasta groseros con los estudiantes y me llevo el doble de esfuerzo superar el curso. Años después, con más madurez, tuve que estudiar nuevamente ese contenido para un examen, busque recursos modernos en la internet, conferencias y libros más explícitos y llegué a disfrutar ese tiempo estudiando. Lo mismo sucede en todas las esferas de la vida.

He conocido personas muy talentosas y que no le ponen empeño a lo que hacen y los resultados son desastrosos. Otros no tan virtuosos, se esfuerzan y dedican su tiempo a superar los obstáculos y dificultades que se le presentan y a la larga llegan a ser reconocidos en su rama. Hace poco una amiga comentaba lo desagradable que le resultaba cocinar y por determinadas condiciones personales se veía obligada a hacerlo y se estaba deprimiendo. Durante esa conversación una amiga común, psiquiatra de profesión, le recomendó que si ya no podía evitar hacer esa labor domestica que buscara recursos para motivarse, investigara nuevas recetas, preparara platos con un toque artístico, en fin cualquier detalle que le hiciera más pasajera sus obligaciones. Su consejo me hizo meditar y es que ponerle amor a lo que uno hace, realmente es efectivo.

Muchos de nosotros nos empeñamos en hacer lo que amamos y por el camino tenemos que hacer cosas que no amamos y nos resultan hasta un poco desagradables. Nos quejamos, refunfuñamos todo el tiempo y no nos damos cuenta que poniéndole una dosis de amor y dedicación, buscándole el lado bueno a esa actividad será más fácil que pase el tiempo y nos ayudará a llevar una existencia más alegre. Por tanto le aconsejo que trate de hacer lo que ama, lo que le gusta, pero si por alguna circunstancia no puede, recuerde ese famoso adagio que dice que si no puede hacer lo que ama, al menos trate de amar lo que hace y llevará una vida más feliz.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: