No firmes la paz entre esencias dormidas, no dejes fluir la ingenuidad a ojos cerrados a la comprensión divina. No entregues tu vida a la autocompasión de tus propias espinas. Te doy mis mentiras, te lego lo que me queda de energía para no caer abatida. Te cedo cada palabra y cada nota de locura. Para no verme marcada en cada una de tus rimas. Te regalo cada uno de mis recuerdos y te los regalo vividos. La punta de cada dedo marcado con tinta y la sombra de cada parte de mi cuerpo rajado. Cada lágrima llorada contada con los dedos y cada respiración agitada y secuencia de cuerpos.

 

A cambio no hay nada que quiera tuyo. A cambio solo te castigo por verme repetida por tus palabras en las mías. Dejártelo todo sin recelo y sin arrepentimiento. Por el crudo placer de acostarme en medio de tu agitación por no saber quien soy.

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: