Doris Lessing

Doris May Tayler vino al mundo en Kermanshash, la antígua Persia, el 22 de Octubre de 1919. Fue la primera hija de un matrimonio formado por Alfred Cook Tayler y Emily Maude McVeagh, que quedó marcado por el estallido de la I Guerra Mundial, pues él perdió una pierna y ella al amor de su vida, ya que estaba profundamente enamorada de un médico militar que falleció ahogado al ser atacado su barco. Doris solía describir a sus padres así:

"Eran los típicos ingleses que creían que Dios había creado el Imperio Británico para dominar el mundo."

Cuando contaba con 6 años, la familia viajó hasta el sur de Rhodesia, lo que hoy en día es Zimbabwe, con la esperanza de tener algo de abundancia aunque la realidad fue bien distinta, pues el padre había conseguido una tierra que era poco productiva y en una granja que estaba situada en un lugar remoto. A golpe de enfermedades, quiebras, y fracasos, Alfred se sumió en una terrible amargura de la que solo se olvidaba cada vez que rememoraba sus hazañas en el campo de batalla. Por otro lado, la madre trataba de avivar los recuerdos de la Inglaterra victoriana de su juventud.

Uno de los recuerdos más claros que Doris tenía sobre su infancia, era ver a sus padres sentados frente a la casa, llenos de resentimiento, y en medio de una nube de tabaco, como si estuvieran encadenados el uno al otro por una vida de escasez y desilusiones. Esta imagen hizo que la niña se jurara a sí misma no ser nunca como sus padres. Para sobrellevar el tenso ambiente que había en su hogar, la joven se relajaba ayudando en las labores de la granja, paseando por el bosque, o leyendo libros que su madre traía de Londres. Aunque la verdadera vocación que la madre quería para la hija era la música, pues Emily sentía pasión hacia ella, pero el interés de Doris se centraba en la escritura.

Doris Lessing infancia

En la imagen, Doris Lessing de niña junto a su madre

Doris siempre fue una joven rebelde e hipersensible, cualidades por las que la apodaban 'la tigresa', aunque su carácter venía determinado por la influencia de la madre, pues Emily fue siempre una mujer muy estricta, lo que la llevó a tener una relación de amor-odio con su hija. Una experiencia clave que también marcó el carácter de Doris desde ese momento, fue su infancia en la África colonizada. A través de sus vivencias en ese lugar, entró en contacto con los más devastadores fenómenos sociales que años más tarde se convertirían en temas recurrentes para sus novelas, como la pobreza, la discriminación racial, el dominio de los fuertes sobre los débiles, o las desigualdades sobre las que se sustenta el poder que dirige el mundo.

Con 14 años abandonó la escuela definitivamente, aunque seguía leyendo con voracidad, y dos años más tarde encontró trabajo en una central telefónica de Salisbury, ciudad que estaba a 100 kilómetros de la granja paterna.

Con 19 años se casó con Frank Wisdom, un funcionario de 29 años con el que tendría dos hijos llamados John y Jean. En esta época, pasaba del té de la tarde a las copas de la noche, y en este ambiente pudo conocer a varios intelectuales europeos entre los que estaba un refugiado alemán llamado Gottfried Lessing, a través del cual se hizo partidaria de las ideas comunistas y con quien se casó en 1945, dos años después de divorciarse de Wisdom. De Lessing adoptó el apellido para formar su nombre artístico, y con él tuvo otro hijo llamado Peter, aunque finalmente su relación no prosperó y se separaron en 1949.

Doris Lessing juventud

Fue en 1949 cuando Doris decidió que era el momento de dar un giro a su vida

Antes de llegar a tener 30 años, Doris se embarcó en un buque con dirección a Inglaterra junto a su hijo Peter, algo de lo que se sintió culpable toda la vida por haber dejado atrás a sus otros dos hijos. Entre su equipaje, llevaba 1000 libras esterlinas, una maleta con libros y ropa, y el manuscrito de su primera novela titulada "Canta la hierba". Esta narración se sitúa en una granja de Rhodesia, y el hilo argumental gira en torno a la estrecha pero letal relación que mantiene una dama blanca con su criado negro, historia que en los ambientes literarios fue muy bien recibida.

El Londres de la posguerra era un lugar especialmente complicado para una madre soltera, pero rápidamente supo contactar con artistas bohemios y escritores que eran habituales de los bares del Soho. Acerca de este ambiente, Doris escribió:

"El ambiente era atractivo, y había gente ingeniosa y maravillosa. Podría haber estado cada tarde en estos lugares, pero sé que eso me hubiera hundido porque tenía una responsabilidad que no podía evitar: ni podía salir por las noches, ni podía pagar un canguro, gracias a Dios."

Su siguiente novela fue "Martha Quest", escrita en 1958 y que consiguió un gran éxito. Esta historia era la primera de las cinco obras en las que se componía la serie "Los hijos de la violencia". El resto eran "Al final de la tormenta", Un casamiento convencional", "La ciudad de las cuatro puertas", y "Cerco de tierra".

Comprometida con los movimientos sociales, Lessing fue militante durante 3 años del Partido Comunista británico, partido que abandonó tras la invasión de Hungría en 1956, hecho que generó en ella una enorme desconfianza hacia el mundo, pues no entendía por qué un partido que se hacía llamar revolucionario, mantuviera los modelos de la desigualdad de sexos. Este tema fue tratado en su libro de 1960, "El cuaderno dorado", considerado como una de las 'biblias' del movimiento feminista que estaba emergiendo.

El cuaderno dorado

El libro que encumbró su fama más allá del Reino Unido, significó algo más que un texto con convicciones feministas

Escrito con el estilo de un complejo diario femenino, es la reflexión que hace una mujer sobre las contradicciones y exigencias del amor, y sobre los nuevos modelos sociales. El libro fue galardonado como mejor novela extranjera con el Premio Medicis, y ha sido considerado también una obra fundamental de la literatura inglesa durante las décadas de los años 60 y 70. En esa época, Doris siguió planteando cuestiones sobre la política y la vida con novelas como "En busca de un inglés", "El último verano de Mrs. Brown", "Un hombre y dos mujeres", o "Instrucciones para un descenso al infierno".

No solo ha escrito novelas de éxito, sino que también es autora de cuentos en los que trata temas como la muerte, el dolor, el miedo, la solidaridad, el odio, o el amor. A partir del año 1975, se interesa por el género de la ficción científica, creando una alegoría sobre un mundo amenazado por la guerra nuclear, un tema que para ella era fuente de preocupaciones.

Doris Lessing manifestación

En la imagen, Doris Lessing en una manifestación contra la guerra y el uso de armas nucleares en Trafalgar Square, 1961

Aunque era una mujer muy inteligente, también tenía fama de tener algo de mal carácter. Bendecida por la fama, y con la intención de demostrar la desidia del mudo editorial, envió a su editor en los años 80 dos novelas usando el pseudónimo de Jane Somers, y tanto "Si la vejez pudiera", como "El diario de una buena vecina", fueron instantáneamente rechazadas y publicadas en una editorial distinta, con total indiferencia de la crítica.

Otra novela que publicó en esa década, concretamente en 1987, fue "La buena terrorista", sobre la vida cotidiana de una joven londinense que se integra dentro de un grupo terrorista. En total, Doris Lessing es autora de una cuarentena de obras, aunque también ha escrito algunas piezas teatrales y su autobiografía, con los títulos de "Un paseo por las sombras" y "Dentro de mí".

Como curiosidad, cabe destacar que los gatos, animales que adoraba, también se convirtieron en objetos de sus variadas obras.

En el año 2001 le llegó el reconocimiento en España, pues recibió el Premio Príncipe de Asturias, uno de los muchos premios que ha conseguido a lo largo de su carrera.

Premio Príncipe de Asturias

En la imagen, Doris Lessing recogiendo el premio de manos del por entonces Príncipe Felipe de España

Siempre fue la eterna candidata al Premio Nobel de Literatura, pero en Octubre de 2007, por fin se hacía oficial la noticia de que la Academia Sueca le concedía el ansiado premio por "El cuaderno dorado", a lo que ella respondió en su línea habitual:

"Me han dado el Nobel por mi narrativa sobre la experiencia femenina, y no sé a qué se están refiriendo con eso, si al fin y al cabo hombres y mujeres no son tan distintos."

Con no poco sarcasmo, también aseguró que le habían dado el Nobel porque era ya muy mayor. A los 87 años, siendo abuela de dos nietas que actualmente viven en Sudáfrica, y con su hijo Peter inválido, Doris escribió la que sería su última novela, "Alfred & Emily", sobre sus padres. Murió el pasado mes de Noviembre, a los 94 años, habiendo conseguido su sueño de dedicarse a un arte que, como ella misma decía, necesitaba como el aire que respiraba.

Doris Lessing muerte

Citas de Doris Lessing:

"El talento es algo bastante corriente. No escasea la inteligencia, sino la constancia."

"La biblioteca es la más democrática de las instituciones, porque nadie en absoluto puede decirnos qué leer, cuándo y cómo."

"Piensa mal, pero en todos los casos, piensa por tí mismo."

"Yo solo poseo una de las menos importantes cualidades necesarias para escribir: la curiosidad."

"En la universidad no les dicen que la ley más importante de todas es aprender a tolerar a los tontos."

"Algunas personas obtienen fama, otras la merecen."

Programa de radio "Radio Uned", sobre Doris Lessing

Doris Lessing en una conferencia sobre escritura   

Reacción de Doris Lessing al saber que ha ganado el Premio Nobel de Literatura (en inglés)

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: