DONDE SEA, CARNAVAL DE LOCOS

El carnaval en mi ciudad, ¿Cual es la cultura? ¿Cuál es el civismo?, bueno, la mayoría de la gente posee buen nivel cultural y mucho civismo, pero en materia carnavalesca las cosas cambian, se junta la sarna con las ganas de rascarse y el agua con el aceite, utilizo esas expresiones, tan folclóricas, porque la verdad es indignante, ir a ver el desfile de carnaval de mi ciudad, Maturín, gente de todas las barriadas, claro, todos tenemos derecho de presenciar el desfile, pero con moderación, con respecto, armonía, alegres, pero con autocontrol, fui un par de veces, mas asustado y entro en pánico, las cosas que tiene uno que ver.

En Maturín, se juega carnaval con agua, con cubetas, envases plásticos, pistolitas, asperjadoras, con cualquier cosa que pueda contener agua en su interior, niños y grandes mojan con agua a todo el que se atraviese en su camino, muchas personas van a beberse todo el licor o a meterse toda la droga, que encuentran a su paso y una vez embriagados o drogados, no se les puede ni mirar feo, porque, es buscarse un pleito seguro, a puñetazos o a pico de botellas, cual cavernícolas primitivos sacados de una película de ficción,

Un grupo de homosexuales, participaron en una carroza y los homofóbicos lazaban latas llenas para golpearles su humanidad, haciendo alarde de la bendita intolerancia, ya el error lo cometió la junta de carnaval, ellos deberían saber que la cultura machista y homofóbica que impera en nuestra ciudad, amen del mal ejemplo para la juventud que presencia el desfile ¿Por qué le dieron participación? Aunque, no se debe discriminar y vuelvo y repito, todos tenemos derecho, de participar en el carnaval, hay que cuidar de la integridad física de las personas.

Un primo estuvo el lunes de carnaval por la morgue del hospital central de Maturín y nos contó que parecía una carnicería, no había mas lugar libre donde poner otro cadáver, es decir que ¿Para que salimos a la calle? A tener un accidente, cuando no chocamos, nos chocan, cuando no herimos, nos hieren, cuando no matamos, nos matan, ¿Que es esto hermano? Además de la fornicación exagerada.

El problema no es el carnaval, el problema somos nosotros, nuestra falta de consciencia, nuestra falta de madurez, nuestra insensatez, nuestra desconsideración, somos un verdadero desastre, acabamos con todo lo bueno que nos queda, las tradiciones y lo acabamos porque esa es nuestra naturaleza, tenemos una esencia de autodestrucción intrínseca.

DONDE SEA CARNAVAL DE LOCOS

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: