Encontrar el amor es algo que nos ocupa cuando estamos solos y no vemos que puede estar a un lado de nosotros y en todas partes.

Pensaba que quizás estaba siendo muy exigente, pues para defectos me bastaba yo solo. Otras veces me sentía confundido, no sabia que era lo que quería, perdí la brújula.

¿Dónde está el amor? No podía encontrarlo, sólo había aventuras, nada que me compremetiera a seguir con alguien, aunque paliaba un poco mi desesperación el salir con nuevos prospectos, seguí en búsqueda del amor.

Aquella noche no podía dormir, me sentía sumamente desesperado, tenía ya casi 2 años sin salir con una chica con la cual compartir mi vida. Había conocido algunas mujeres interesantes, sin embargo, no marcaron la diferencia como para ser parte de lo que estaba buscando: enamorarme.

Por una u otra razón no me convencían completamente, siempre encontraba algún defecto o justificación para no seguir adelante en la conquista.

Alguien me había dicho que en la vida nos enamoramos de verdad sólo en 3 ocasiones, y la tercera es la más fuerte. Mi tercera vez hacía 2 años que se había ido. Me volví un tanto insensible y déspota, imponía mi voluntad y mis reglas, finalmente mandaba todo a volar.

Todos estos pensamientos y recuerdos rondaban mi cabeza esa noche, me quitaban el sueño, ¿es que acaso no me volveré a enamorar de nadie jamás?, lo intentaba con cada una, pero… siempre ese pero.

Cierto día me encontré un escrito que hablaba sobre cómo obtener lo que deseamos; puse manos a la obra. Tomé una hoja y escribí la mujer de mis sueños, tal como la deseo y tal como es mi mente, al final de la nota puse “ella es el amor de mi vida”. Y como tal, la conocí.

El amor está todo el tiempo en el aire, en nuestro corazón, en nuestra mente, en todos lados. El amor no se va, nosotros lo dejamos ir.

Comencé por aceptarme tal como so, e hice una lista de lo que ella podría esperar de mí, cambié mi lado negativo por el positivo, aprendí a amarme a mí mismo, y enderecé el camino. Nunca fue fácil, pero mi determinación iba enfocada a la mujer de mis sueños; me lancé en su busca y no pasó mucho tiempo hasta que la encontré.

 

Estoy enamorado tanto o más que la primera vez; sí, de la mujer que siempre soñé. No todo es perfecto, hay que poner mucho de nuestra parte, paciencia y serenidad. ¿Dónde está el amor? Llena tu mente y tu corazón de sinceridad, sé realista, luego toma un lápiz y un papel, cuando termines de escribir lo sabrás.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: