La doncella fantasma

La casa de las siete chimeneas, es un edificio emblemático de Madrid. En ella tuvieron lugar numerosas intrigas y también en ella surgió la leyenda de la doncella fantasma

La leyenda cuenta que la casa estaba habitada por una doncella que se paseaba por los tejados del edificio. 

La casa de las siete chimeneas 

Era una casa de campo que se construyó durante los años 1574 y 1577.  En aquella época, la casa estaba habitada por Elena, una joven que fue camarera del rey Felipe II. Ésta se casó con el capitán Zapata. Pocos días después de contraer matrimonio, el capitán se tuvo que unir al ejercito para combatir en la batalla de San Quintín, en el transcurso de la misma, el capitán perdió la vida.

Al conocer la noticia del fallecimiento de su marido, Elena se volvió loca, se encerró en sus aposentos hasta que una mañana apareció muerta en la cama, con una sonrisa en sus labios.  Pero de manera misteriosa el cadaver de la  joven desapareci. Fueron muchos los que acusaron a su padre de haber mantenido una relación incestuosa con la joven y, por ese motivo se había suicidado. El padre no pudo soportar las acusaciones por lo que se ahorcó en el interior de la casa. 

La leyenda de la casa de las siete chimeneas

Al conocer el suceso, el rey Felipe II, ordenó que se investigara lo que había sucedido. En el fondo lo que pretendía era acallar los rumores que atribuían una relación entre la joven y el rey. 

Las leyendas sobre la construcción de las siete chimeneas en la casa son varias, a parte de la que contaba la relación sentimental entre los dos. Había otras que contaban que en realidad el padre de la joven era el rey Felipe II. Por eso el rey les había regalado las arras, en un principio se habló trece monedas, pero al final fueron siete.

La doncella fantasma

Durante los siglos posteriores siguieron surgiendo los rumores sobre la casa, uno de ellos era que había sido el rey el que había matado al marido de la joven, contradiciendo la versión oficial que aseguraba que había muerto en la batalla.

Todavía se sigue contando la leyenda, que los sábados por la noche, sobre el tejado del edificio se ve la figura de una mujer joven, vestida con un vestido blanco, paseándose por el tejado del edificio con una antorcha en la mano. Algunos dicen que han oído sus lamentos y, otros incluso aseguran que en la otra mano llevaba unas monedas a las que hacía sonar.         

La doncella fantasma

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: