En su diario del 23 de agosto Juan escribió esto:

Fue con una prostituta. Exuberante y amable. Hembra pura. Hechicera del placer. Mirada de ángel. Silencios de puro goce. Como encontrar un ángel en el infierno más desolado. El amor tiene tantos rostros y matices. Sólo es cuestión de estar alerta para que se nos revele en su plenitud. La intensidad de la vida resulta ajena el vano intento de la discriminación. El amor no tiene nombre. El goce está en el encuentro como entrega. Y eso puede ocurrirnos en cualquier momento. Con cualquier persona.

El 24 de agosto escribió esto:

Tomarte desde atrás. Besarte el cuello. Acariciarte el pecho. Suavemente. Penetrarte despacio. Lento deslizarse. Movernos con furia. Llenarte toda.

El 25 de Agosto lo vieron por última vez. Antes de que comenzara la lluvia.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: