El Partido Popular acoge a superviviente del Holocausto a pesar de mantener en pie la cruz de homenaje a los caídos de los aliados franquistas, cuyo derribo hace más de un año que fue aprobado.

Noah Klieger, fue invitado recientemente a Majadahonda con motivo del homenaje a las víctimas del Holocausto judío, celebrándose un acto en el IES Margarita Salas el pasado mes de enero.

Al homenaje acudieron todos los partidos del municipio. Klieger insistió en la importancia de que no se perdiese la memoria del impacto que supuso un suceso como la Shoa puesto que en pocos años los supervivientes de los campos de concentración como Auschwitz, del que Klieger lograría salir vivo, ya no se encontrarán entre nosotros para poder hablar sobre lo que sucedió en esta época de la historia.

Alumnos del centro fueron también partícipes del acto conmemorativo y a la vez receptores de las palabras con las que Klieger relató sus vivencias en el campo y cómo consiguió salvar la vida. Sin embargo Klieger resaltaría la dificultad de expresar lo que allí había sucedido, ahondando en la importancia de concienciar contra el antisemitismo, sin entender todavía hoy en día cómo pudo existir tanto odio hacia su comunidad.

A pesar de que la celebración de un acto como este debería reflejar un sentimiento compartido de repulsa, no deja de ser impactante que un lugar como Majadahonda pueda convertirse en uno de los muchos puntos de acogida para esta conmemoración, sobre todo teniendo en cuenta la permanencia de su monumento abiertamente dedicado a los caídos de Rumanía que lucharon en alianza con el bando franquista.

La cruz, visible sobre un cerro cercano al cementerio del municipio, se alza sobre un arco gris en el que se pueden ver nítidamente las dos citas dedicadas a los dos rumanos que participaron de la guerra, muertos por un obús republicano.

El derribo de este monumento bochornoso fue aprobado hará unos meses por todos los partidos salvo por uno: El Partido Popular, que se acogió a la abstención. De modo que ¿Cómo puede caber tal hipocresía dentro del partido dominante en el Ayuntamiento? ¿Supo alguna vez Klieger que Majadahonda posee un monumento como tal, en apoyo a uno de los regímenes que permitió al nazismo moverse por sus tierras y usarlo como refugio? ¿Sabe esta persona que cada 23 de enero se congregan alrededor de esta cruz de la vergüenza grupos que apoyan lo que sus palabras fueron a repudiar en el homenaje celebrado en este colegio? ¿Sabe Noah Klieger que supervivientes nazis viven con normalidad dentro de este municipio?

El torcido intento de lavado de cara no puede ser más evidente cuando al abrir el folletín mensual de información e ir a la página que informa sobre el acto, encontramos apenas unas líneas dedicadas al mismo a pesar de aparecer en portada, y unas cuantas fotos en las que ni pareciera que algunos de sus asistentes, incluyendo el propio Klieger, quisieran haber estado donde estuvieron y haciendo lo que estuvieron haciendo.

¿Será posible que este monumento sea borrado de este rincón alguna vez? ¿Será posible que los 23 de enero de cada año dejen de ser escenario de concentraciones franquistas y neonazis en las que se alaba a los aliados del nazismo? Las mismas personas que custodiaban campos de concentración y extermino y retenían a figuras como Noah Klieger?

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: