Divorcios a la orden del día con niños en medio, aunque dicen que, con la crisis, el asunto divorcios se relentiza por aquello del coste de tramitación y porque, mejor malo conocido que bueno por conocer.

En Cataluña al parecer ya se toma como medida por defecto, la custodia compartida de los NIÑOS, ejemplo de tolerancia y buen hacer de las cosas, como tantos otros padres, esperando alguien se haga eco de esta medida que evita todos los problemas con los niños. Los niños no se divorcian, tengámoslo en cuenta, pueden pasar la mitad del tiempo con cada progenitor.

El caso es que llegan los divorcios y los adultos entramos en trance neuroexistencial, a las féminas les dá por no dejar a los hijos tiempo con sus padres, a los padres por no contribuir a la manutención del menor, a ellas por denunciar a los padres que no pagan, a los legisladores por dejar que todo esto inunde los juzgados, a los padres se les vá la cabeza, a las madres también y el resumen de la historia es que esta casa es una ruina.

Las madres custodias, no aceptan la custodia compartida por el tema económico, evidentemente, no por el bien de sus niños, los padres se ven desatendidos en muchas ocasiones, además de en la calle, compuestos y sin un duro, además de pagando todos los gastos (claro, no en todos los casos) y las leyes no dejan hablar al menor, hasta los 12 años para poder pronunciarse al respecto de con quien prefieren pasar la mayor parte de los días.

Una custodia compartida desde el principio es sin duda la mejor solución para los hijos, por mucho que hablen sobre el tema estudiosos y entendidos, los niños nacen con una mente en blanco, se va llenando con lo que ven y oyen cada día y sus costumbres son las que hayan observado por el camino que les llevan sus padres y madres. Con una custodia compartida de inicio, en vez de la custodia monoparental que ahora imponen las leyes, se acabarían las disputas dinerarias entre los progenitores, ya nadie podría reclamarle al otro u otra, tal o cual cantidad mensual, cada cual se hace cargo de todos los gastos de las criaturas mientras estén en su turno y viceversa.

¡Que placer llegar a ver las salas de juzgados libres de tanto tránsito parental, libres de divorcios complicados, haciendo las leyes mas sencillas! Los niños no se divorcian, son los padres los que hacen eso. Quizás algún día los divorcios también sean compartidos y no impuestos a los niños y a los padres. Avanzar en este campo permitirá solucionar muchos encontronazos indeseados.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: