Si la convivencia familiar es problemática de por si, suele ser mucho más compleja cuando hay una suegra de por medio. Los hombres suelen ser más tolerantes con las suegras, salvo excepciones, que siempre las hay. Procuran respetarlas y con mucha dosis de inteligencia, mantenerlas alejadas en lo posible de la vida familiar pero si suelen usarlas si hay niños en la pareja. Pero cuando somos las mujeres las que tenemos suegra, aquí la cosa cambia mucho, porque la buena señora se preocupa de su "niño" aunque este tenga mujer y 50 años.

 

 

fotografia

La mayoría de las suegras se sienten amenazadas por las nueras. Piensan que les van a quitar en cariño de su hijo y recelan desde el primer día. De poco vale querer tener una buena relación con ella, preguntando por la receta de las croquetas o del pollo en salsa que le gusta a su hijo. Siempre se le notará una mirada como de perdedora. Muchas nueras suelen decir que las suegras son manipuladoras, celosas, entrometidas y hasta algunas las tachan de "brujas". Pero al margen de todos los mitos que les han colgado a las suegras, también hay algunas que van de compras con las nueras, salen a tomar café, van de rebajas juntas o planean unas vacaciones en familia.

 

fotografia

Pero claro, estas pertenecen al grupo de nueras inteligentes que saben como torear a una suegra demasiado protectora y la distraen con salidas de vez en cuando y así la tienen alejada de las cosas de la casa. Eso requiere no obstante, disponer de una paciencia muy grande. Se dan muchos casos, donde el rechazo hacia la suegra viene dado como consecuencia del propio marido de la sufrida esposa, que además de trabajar fuera de casa en mucha ocasiones, le prepara con esmero su plato favorito y este le contesta con reproches diciendo que su madre lo hace más bueno. Estas situaciones que se dan con mucha frecuencia, fomentan el rechazo a la suegra, no por ella en si, sino por el sentimiento de impotencia al ser poco valorada ante los conocimientos de la señora madre.

 

fotografia

Una buena táctica para llevarse mas o menos bien con la suegra, es intentar ponerse en el lugar de ella. ¿Que haría yo si fuera ella? Y no olvidar nunca que es una persona muy importante para el hombre con el que se comparte la vida. Saber mantener la boca cerrada  ante cualquier momento crítico cuesta mucho, pero es el acto mas importante en la vida de toda nuera. Con el tiempo se sentirá orgullosa de haber sabido capear el temporal y evitar que entre en casa la tormenta.

 

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: