A menudo oímos hablar del concepto de Utopía, para quién no sepa qué abarca esta palabra: utopía hace referencia a un mundo ideal donde todos los seres humanos viven en una armonía política, social, cultural y económica completamente irreal. De hecho, el propio término indica que alcanzar ese estado en nuestra sociedad es imposible. 

Nuestra sociedad se aleja cada vez más de la ídea de 'Utopía', sin embargo, se acerca progresivamente hacia la de 'Distopía'. Pero, ¿A qué nos referimos cuando hablamos de una distopía? Básicamente se refiere a un mundo opuesto al qué nos presenta la utopía, una sociedad basada en el control del individuo en todas sus facetas, y en la privación de libertades y, sobretodo, del pensamiento. Las personas son sometidas a una vigilancia constante, no serán reconocidos por sus nombres sino por sus respectivos códigos o números qué el gobierno les halla asignado, y deberán obedecer las directrices del líder o someterse a las consecuencias por el incumplimiento de estas. 

Una característica presente en cualquier distopía es la eliminación y censura de la cultura. 'Prohibido leer', o únicamente leer aquellos libros que el gobierno permita (tras haber pasado previamente por dicha censura), todo con el objetivo de tener a una población inepta y falta de inteligencia, de obtener a un individuo qué no piense por sí mismo, y ahí, a través de la ignorancia, es donde actuan los gobiernos encargados del control social.

Hace unos días vi una película que refleja por completo una verdadera distopía, la película se titula '1984' y está basada en la novela del autor George Orwell. Es una historia oscura y dramática de presión y sometimiento. Las personas viven controladas en su totalidad, el gobierno prohíbe la lectura, influye a la masa para que actúe de acuerdo a sus propias directrices, y se enriquece a su costa.

Ahora bien, ¿La sociedad actual se acerca a ese concepto de distopía? La respuesta es sí. Cuando salimos a la calle estamos siendo grabados en todo momento con la excusa de la 'seguridad'. Cualquier organismo del Estado tiene acceso a todos nuestros datos, desde notas académicas hasta enfermedades que hemos padecido o actos de cualquier tipo que hemos llevado a cabo. Sin darnos cuenta somos víctimas de un control social irremediable, y de una forma u de otra, somos influídos por la televisión, la cual emite lo que la cúpula de los gobiernos quieren que emita. Un ejemplo sencillo, cuando el pueblo está indignado y se dispone a manifestarse, no hay mejor ocasión para retransmitir un partido de fútbol. Y así se acalla al pueblo. Todo esto está sucediendo actualmente, y va a más. Sin ni siquiera percatarnos nos acercamos a esa sociedad distópica que George Orwell retrata en '1984'. Tal vez falten años, pero no cabe duda de qué está llegando el momento. 

La pregunta es, ¿Podemos evitarlo? ¿Puede caber la posibilidad real de qué estemos, poco a poco, siendo sometidos a un control social por los gobiernos? El tiempo decidirá si estas cuestiones son exageradas o no, pero destacaré el hecho de que George Orwell tituló su novela '1984' porqué pensaba que para ese año la sociedad ya habría alcanzado el nivel de control social que se muestra tanto en el libro como en la película.

 

 

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: