Los DISRUPTORES ENDOCRINOS comprenden una vasta gama de sustancias químicas que afectan al equilibrio hormonal de los organismos vivos, incluido el ser humano. Los disruptores endocrinos interactúan con las señales bioquímicas normales que emiten las glándulas de nuestro organismo, encargadas de regular funciones clave como las inmunitarias, endocrinas, metabólicas, reproductivas y neuropsíquicas. Las patologías que provoca la exposición frecuente a dosis mínimas de DE son: trastornos tiroideos y del neurodesarrollo, abortividad, infertilidad, anomalías genitales y reproductivas, endometriosis, obesidad y diabetes 2, tumores y enfermedades inmunomediadas.

Los disruptores endocrinos actúan de forma enmascarada, incluso a dosis mínimas, especialmente en las fases cruciales del desarrollo, como la vida intrauterina o la infancia. La EXPOSICIÓN a disruptores endocrinos también puede originar la alteración de los gametos (espermatozoides y óvulos) con daños en la salud que pueden transmitirse de una generación a otra. La lista de disruptores endocrinos es larga e incluye las dioxinas, los policlorobifenilos, algunos pesticidas y también sustancias presentes en nuestro ambiente de vida diario y en los productos de consumo, por ejemplo los retardantes de llama, los ftalatos y el bisfenol A.

Los disruptores endocrinos

Otra fuente de riesgos para la salud es la exposición a los CAMPOS ELECTROMAGNÉTICOS. Desde hace algunas décadas se sabe que quienes viven en las proximidades inmediatas de una línea eléctrica de alta tensión tienen más probabilidades de padecer leucemia. En el 2011 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, ha clasificado definitivamente los móviles y los campos electromagnéticos de radiofrecuencia (dispositivos inalámbricos) como cancerígenos del grupo 2B, lo que significa que podría existir riesgo cancerígeno para los seres humanos.

También en este caso es importante reducir la exposición de estos campos electromagnéticos de las mujeres durante el embarazo y la de los individuos en fase de desarrollo, debido a la mayor sensibilidad del sistema nervioso inmaduro. Y también en este caso los niños son los individuos con más riesgo por distintas razones: la exposición probablemente puede durar décadas, el cerebro se encuentra en fase de organización funcional, la parte del tejido cerebral expuesta es proporcionalmente mayor que la de los adultos, el espesor del tejido óseo es inferior.

Los campos electromagnéticos

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: