La dislalia, qué gran desconocida.

En más de una ocasión, es posible que nos hayan llamado del colegio de nuestros niños para comentarnos que hay algo que no va bien. Siendo pequeños aún, puede darse el caso de que la profesora nos comente que hay algún sonido que no puede decir correctamente. El niño (incluso en algunos casos el adolescente o adulto), no es capaz de decir bien un sonido o  fonema cuando habla. Si el niño no presenta ningún tipo de patología física (como el frenillo de la lengua demasiado corto, o la lengua más ancha de lo normal (también llamado macroglosia)), la definición de éste problema es lo que un logopeda denomina DISLALIA, un problema del lenguaje bastante habitual en niños.

Dentro de las dislalias podemos encontrarnos distintos tipos, como la audiógena (si es porque el niño tiene algún tipo de problema en el oido que hace que no perciba claramente las características del sonido para después reproducirlo correctamente), aunque lo más habitual es que el pequeño o pequeña aún no haya "aprendido" a discriminar  y producir bien ese sonido.

Uno de los casos más frecuentes que nos podemos encontrar, son los problemas a la hora de realizar la articulación del fonema o sonido "erre" (a esta dislalia se la conococe como "Rotacismo").

Por lo general, en éste caso concreto, la articulación del fonema erre no debería preocuparnos hasta que el niño cumpliera los seis o siete años de edad, ya que antes no está preparado físicamente (a nivel muscular) para decirlo correctamente según las etapas de desarrollo y evolución normal.

Por otro lado, en todas las escuelas y debido a que el comienzo del aprendizaje de la lecto-escritura está siendo muy temprando (comenzando ya en Educación Infantil en muchos casos), es importante trabajar este tipo de problemas desde el momento en que salta la voz de alarma respecto a que algo está fallando, puesto que lo que no decimos correctamente, es imposible que lo escribamos o leamos bien. Esto puede hacer que después haya mayores dificultades en todo el proceso lecto-escritor que se extenderá durante toda la Primaria.

Para ello, lo mejor es hacer que nuestro hijo asista a un buen logopeda que le ayude a mejorar su discriminación y producción durante la sesión logopédica, y que después se extienda y automatice en todos los ámbitos de su vida, para así eliminar de manera efectiva cualquier dislalia que tenga.

Si este artículo ha sido de tu agrado podrías (¡sin ningún compromiso, siempre que tú quieras!) clickar en alguna información de la que viene anexa a dicho artículo. Es una forma de seguir motivando a los que aquí escribimos.

Muchas gracias y espero que haya sido de gran ayuda la información aquí proporcionada.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: