La soledad

Ahora se entiende mejor que disfrutar de la soledad tiene su lado bueno.  En los últimos años se ha producido en las personas un cambio de actitud respecto a la soledad. 

La soledad es un estado por el cual no tenemos ninguna compañía, a un buen número de personas les produce tristeza y melancolía. Así pues, para algunos la soledad les produce placer, mientras que para otros se convierte en una condena. Es considerada buena cuando se trata de una elección y como mala cuando es por obligación. Sin lugar a dudas la peor soledad es aquella en la que tenemos una compañía que no nos llena nada.

Conviene tener en cuenta que la soledad a veces es necesaria, y la podemos disfrutar, ya que así podemos encontrarnos con nosotros mismos. Es tener tiempo para pensar y para examinar nuestra vida, reconociendo lo bueno que tenemos de ella y tratando de ver lo malo para cambiarlo. De este modo disfrutamos del silencio y nos relajamos. 

Pero si la soledad se convierte en algo permanente, llegamos a un punto de sentir un vacío y no tenemos la necesidad de recibir un abrazo o compartir nuestras ilusiones con alguien, nos estaremos convirtiendo en seres solitarios, y eso si puede llegar a provocar frustración. 

En la actualidad muchas personas han decidido vivir en soledad, pero ellos también han podido comprobar el vacío que sienten al no compartir su vida con nadie. Por eso es importante disfrutar de la soledad, de esto se sacará partido de una situación que para algunos es permanente. 

Disfrutar de la soledad

Existen una gran variedad de maneras de disfrutar de la soledad, sin que por ello la persona deba sentirse mal por estar sola, es cierto que lo que peor hace sentir a alguien no es la soledad en sí misma, sino la sensación que produce el sentirse solo. Hay muchas maneras de no sentirse alguien solitario, una de ellas es tratando de ayudar a los demás colaborando en alguna asociación altruista que se dedique ayudar a los demás, de este modo la persona solitaria se sentirá importante y necesaria para las demás personas. 

Descubriendo el placer de dar a los que más lo necesitan, es como el solitario olvidará que está solo. Se trata de dar, en vez de estar siempre esperando recibir, es ayudar a los demás, en vez de la eterna queja de lo que falta o de que querer tener lo que no está al alcance de todo el mundo. Es simplemente buscarle un sentido a la vida más lejos de lo que cada uno espera o quiere de ella. Disfrutar de la soledad ya sea por obligación o por elección es posible. 

 

 


 

 

 

La soledad

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: