Para entrar en la vejez con buen pie, lo primero es aceptar nuestra propia edad y condición, mientras nos esforzamos por lograr que la última fase de nuestra vida sea lo más satosfactoria posible. Algunos consejos a seguir son los siguientes:

  • Aunque a veces nos puede parecer difícil, hay que buscar un equilibrio entre el tiempo que dedicamos a los demás (hijos, nietos...) y el que dedicamos a nosotros mismos. Los hijos, seguramente, ya serán autónomos y es hora de pensar en nosotros.
  • Hay que aprender a aceptar nuestras propias limitaciones físicas, consecuencia de la edad. Es un error compararnos con lo que fuimos. Para mejorar nuestra forma: paseos largos, gimnasia moderada o un deporte adecuado a nuestra situación.
  • Alimentación: es imprescindible seguir una dieta equilibrada y huir de los excesos.
  • No olvides ejercitar tu mente a través de la lectura, la escritura, la pintura, la música, la conversación, los juegos de mesa o crucigramas y similares.
  • Trata de controlar las emociones negativas, el estrés siempre es innecesario. Busca los aspectos positivos de tu vida, porque seguro que los hay, y muchos.
  • También es aconsejable relacionarse con gente joven, con la que podrás compartir muchas cosas. Tendrás la oportunidad de dar y de recibir, de aprender y de aportar tu experiencias.
  • No te obsesiones con el dinero, gástalo si es necesario, pero tampoco lo tomes como una obligación.
  • Los viajes son muy aconsejables, nos ayudan a contemplar el mundo de otra manera y también nos reportan nuevas amistades.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: