Soy un ser humano común y corriente, sólo que desde muy pequeña aprendí a valorar y a amar la presencia de Dios en mi vida.

ÉL siempre ha estado a mi lado, ÉL me ha proporcionado amor y cobijo, me ha ayudado en todo momento y también EL ha sido mi mejor amigo y mi más fiel compañero. La verdad es que a Dios le debo y agradezco todo en mi vida, ÉL me ha dado más de lo que merezco.

A ti te dedico con mucho amor éste y todos mis artículos. A continuación:

Dios la luz de mi vida

He llegado a la conclusión de que a medida de que ayudamos, bendecimos y comprendemos a nuestros semejantes, la luz en nosotros y en todo lo que nos rodea se fortalece.

Mientras más nos rodiemos y llenemos de luz, más distantes de nosotros estará la oscuridad; lo importante es que estemos conscientes de nuestra verdad y ésta es que nosotros mismos somos luz y que existimos por y en el nombre del amor, con ello desarmaremos al miedo y éste ya no tendrá poder alguno sobre nosotros.

Hace tiempo decidí renunciar al papel de víctima, dejé de auto compadecerme y de echarle la culpa a los demás de lo que en un momento dado hice o dejé de hacer. Así que asumí mi responsabilidad y emprendí el camino hacia el perdón de aquellos a quienes odié durante cierto tiempo. Para lograrlo, me puse en su lugar (desprendiéndome de la comodidad del mío), analicé las circunstancias en que se dieron los hechos por los cuales yo los detestaba y viceversa e inclusive me puse a pensar en cómo ha sido la vida que ellos han tenido que vivir.

Todo eso me ayudó a comprenderlos e inclusive llegué a sentir mucha lástima y tristeza por algunos. Confieso que lo más interesante de todo, es que sin darme cuenta había empezado a perdonarlos y cuando lo logré conseguí lo inimaginado… ¡mi libertad!

Debo acotar que me ha ayudado rezar, he meditado sobre mis errores y/o defectos, me he observado con constancia y he logrado perdonarme al encontrar en mí un sincero arrepentimiento. Al perdonarme y al haber pedido perdón, he renacido en amor, me he abierto con todo mi ser a Dios y en sus manos descansa mi alma.

 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: