Dios en la era de la Internet

Dios en la era de la Internet (God in Time of the Internet) es una obra corta e intensa escrita por el escritor Phillip Shirvington, quien en su debut literario nos ofrece alternativas a las típicas ideas religiosas típicas de la vida después de la muerte.

Shirvington abre Dios en la era de la Internet con una meditación sobre el destino último de la humanidad que reemplaza valientemente las restricciones habituales de las religiones organizadas: "El mayor logro de la vida en la tierra hasta el momento", escribe, "es la evolución de un cerebro humano capaz de proporcionar una plataforma para la mente y la moral".

Con el fin de fundamentar sus discusiones filosóficas posteriores, el autor de Dios en la era de la Internet lleva a los lectores en un viaje corto pero muy claro por las estructuras básicas de la creencia religiosa humana, detallando, por ejemplo, las diferencias entre deísmo y teísmo. Y concluye con una pregunta provocativa: "Si usted está decepcionado por los dioses de las religiones más importantes", ¿por qué no imaginar su propio dios?" O, más exactamente, ¿por qué no imaginarse a usted mismo como un dios?

Dios en la era de la Internet nos plantea si la evolución que la mente humana, combinada con los constantes avances en la ciencia de la computación interactiva, culminará en un "perfecto estado de omnisciencia, omnipotencia y armonía". A diferencia de las concepciones tradicionales de Dios, escribe, este "Algoritmo universal" existiría fuera del tiempo y la causalidad y sería capaz de crear simulaciones perfectas de la realidad, en la que cada ser humano pueda tener un tipo de vida holográfica después de la muerte.

En Dios en la era de la Internet, Shirvington basa sus ideas en parte de la filosofía del sacerdote jesuita y filósofo francés de comienzos del siglo 20, Pierre Teilhard de Chardin, y mejora esas ideas con una superposición de ciencia informática moderna para producir un nuevo tipo de filosofía, una en la que los seres humanos son fantasmas en una máquina y candidatos a la inmortalidad digital en un futuro supercientífico. Dios en la era de la Internet nos plantea una temática general deliberadamente exagerada, pero el autor lo hace con enorme seriedad y compromiso.

Los creyentes devotos de todas las religiones, así como los no creyentes, probablemente encontrarán a Dios en la era de la Internet como un ejercicio intelectual convincente.

En resumen, Dios en la era de la Internet es un libro controvertido y un tanto extravagante pero exhaustivamente pensado sobre el destino último de la humanidad.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: