Dios bendice al que soporta la prueba

Sabemos perfectamente que las pruebas no son fáciles, pero ¿Habrá prueba mayor que el madero y los clavos que soportó el Cordero inmolado por nuestras culpas? De cierto que no la hay. Por esa Gloria venidera que tendremos en Cristo, la esperanza indubitable de nuestra fe, vale la pena vivir y hasta padecer. Decir “heme aquí Señor, aquí estoy, pruébame” es de por sí una inmensa prueba.

Grandes hombres y mujeres de la biblia fueron sometidos a grandes pruebas por nuestro amado Dios. Muchos lo supieron después de vivirlas, soportarlas y salir triunfantes; tal vez otros jamás se enteraron, pero Dios nos las reveló a nosotros mucho tiempo después a través de su palabra. Uno de estos grandes hombres fue Abrahán, quien tuvo que pasar por una gran prueba La de tener que sacrificar a su único hijo Isaac.

Este fue un importante reconocimiento de Abrahán, reconocimiento haciendo la voluntad de Dios mostrando un grado superlativo de fe. ” (Hebreos 11.17). Esta es la medida de la fe que todos deberíamos tener.

Dios quiere ver el corazón de cada uno de sus hijos al ponernos a prueba y a veces emplea el doloroso método de la humillación. Durante cuarenta años el pueblo de Israel fue puesto a prueba por Dios en el desierto para ver si este cumplía sus mandamientos (Dt 8.2). El Señor quiere refinarnos con las pruebas, pero nosotros siempre pensamos que las pruebas son cosas del diablo

Para cerrar mi good te dejo esta Reflexión “La prueba es tribulación y sufrimiento, es desconsuelo y amargura, pero todo está bajo el total control del Dios todopoderoso, para llevarnos a un plano espiritual superior, para que comprendamos la necesidad de una constante y férrea comunión y relación con el Señor de Señores... Amén

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: