Dionisio I y la espada de Damocles

DIONISIO I y la espada de Damocles

Dionisio I –Dionisio el Viejo– se hizo con el poder en la colonia griega de SIRACUSA (Sicilia) en el 405 a. C., convirtiéndose en el tirano de SIRACUSA. A pesar de todo su poder y magnificiencia, vivió en una inseguridad permanente. La historia de la espada de Damocles puede aplicarse a todas las personas que poseen un gran poder, pues pone en evidencia la fragilidad de su cargo. 

Dicen que en la corte de Dionisio I vivía un hombre llamado Damocles a quien le corroía la envidia que sentía por el tirano. “Si estuviera en su lugar... Si tuviera su poder... Si dispusiera de toda su riqueza... Si fuera Dionisio ...”, repetía sin cesar en los corredores de palacio. Un día, Dionisio tuvo noticia de la envidia que sentía el cortesano. Le mandó que se presentara ante él. “Tengo que ausentarme unos días; te dejaré mi puesto mientras estoy fuera”, le dijo; “Tendrás que cumplir todas las obligaciones inherentes a al cargo; ya te darás cuenta de lo duro y dífícil que es mandar”. Entonces, ordenó colgar del techo un hilo muy fino, y atada a él, una espada.

Dionisio obligó a Damocles a sentarse en el trono sobre el que pendía la afilada punta de la espada. “¿Ves la espada? Al mínimo cambio en el ambiente, caerá sobre ti”. Por medio de la espada quiso mostrarle los peligros del poder, lo que suponía estar rodeado de envidiosos, conspiradores y aduladores. Damocles, presa del miedo, se arrodilló ante su amo y le pidió perdón. 

No sabemos hasta qué punto es verdadera esta historia, pero como metáfota del reinado de Dionisio I no tiene precio. Damocles sólo estuvo unos momentos bajo la espada, pero el tirano fue durante años (hasta el 367 a. C.) objetivo de toda clase de enemigos. 

Dionisio I luchó en varias ocasiones contra los cartagineses, logrando grandes victorias, aunque no consiguió expulsarlos de la isla. Conquistó Rhegium, y extendió el poder de SIRACUSA por todo el Adriático. Pero, a medida que los territorios conquistados fueron aumentando y se vio en la tesitura de tener que recurrir a mercenarios, el número de enemigos fue creciendo. También en SIRACUSA los enemigos eran legión. La autocracia de Dionisio dio al traste con la democracia de la polis, y los aristócratas que perdieron el poder no se lo perdonaron. Desde el principio anduvieron conspirando contra él.

Dionisio I murio el año 367 a. C. en un banquete, envenenado, según parece, por orden de su hijo y heredero Dionisio el Joven. El hilo que sujetaba la espada de Damocles se rompió cuando pendía sobre el tirano. 

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: