Para tener dinero debes quererlo. Las personas que hablan mal del dinero lo hacen porque les van mal sus economías y esto es así porque se llevan mal con el dinero. El dinero es energía, es un acelerador de tiempo. Sólo por eso debes llevarte bien con lo que algunos llaman el vil metal.

El dinero feliz es aquel que eres feliz al darlo y son felices los que lo reciben. Son felices porque les estás pagando un producto o servicio que hacen con amor. Eres feliz al dar ese dinero porque te hace feliz el producto o servicio que recibes. Estás y están trabajando desde el amor.

Yo sólo trabajo con dinero feliz. Nunca le compro nada a personas que se ve que están trabajando con desgana. Si lo hiciera, me darían mala energía. Mi dinero es dinero feliz porque hago trabajos que me gustan como, por ejemplo, escribir estos artículos o escribir mis poesías. Me niego a aceptar trabajos sólo por dinero. Miro el dinero, peor no acepto trabajos sólo por dinero porque me alejarían de mi propósito de ser feliz.

Para tener dinero feliz no debes tomar tus decisiones económicas desde el miedo. Debes tomarlas desde el amor. Te propongo tener el hábito de trabajar desde el amor. Lo mismo vale para otro tipo de decisiones. Por ejemplo, si tomas una manzana desde el miedo, no te sentará bien. Disfruta de la manzana desde el amor. No pienses que la comes porque es buena para la salud. Piensa que la comes porque te gusta sin más.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: