Australia acaba de producir un billete de 10 dólares impreso en una mezcla secreta de fibras de polímero. Según el periódico londinense The Times, el Banco de Reserva Australiano afirma que el billete de plástico dura más en comparación con el de papel, especialmente cuando ha de usarse en países cálidos y húmedos. Sin embargo, lo que más atrae de ese tipo de billete son las medidas de seguridad. Además de tener una filigrana, el billete también cuenta con un OVD (siglas en inglés para “Dispositivo Óptico Variable”), que descompone los rayos de luz en los colores del arco iris cada vez que se varía su ángulo de incidencia, y de ese modo deja ver diferentes combinaciones de colores. La fabricación de este tipo de billetes significaría imprimirlos colocando en ellos un OVD, lo cual, según un portavoz del banco, “sería excesivamente caro, pues la técnica es muy sofisticada”.

dinero, plastico

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: