El dinero abundante llega a tu vida cuando empiezas a controlar tu existencia para ser feliz. Debes controlar tus pensamientos y emociones. ¿Cómo hacerlo? Puedes empezar por no escuchar informaciones negativas. Esas informaciones no te aportan nada y te están arruinando la vida. Por ejemplo, una persona que está viendo continuamente los telediarios no puede ser feliz. En las noticias no predominan las informaciones que te levanten la moral, al contrario. Sólo hablan de crímenes, corrupción y desastres en general. Eso no es bueno para una persona que quiere prosperar. El dinero huye de las personas tristes.

Para que el dinero sea abundante en tu vida debes relacionarte con personas que te dan energía. Apártate de los cenizos, de esos individuos que se hunden en sus miserias y te hunden en las tuyas. Nunca salirás del pozo de la monotonía al lado de esos seres pesimistas. Son unos apagafiestas.

El dinero es muy importante. No conozco a nadie que sea feliz de verdad sin tener sus necesidades básicas bien cubiertas. Pero tampoco debes obsesionarte con la cosa monetaria. El dinero no suele llegar abundantemente a los tacaños que no saben disfrutar de la vida. Empieza a dar para que la vida te dé. Es la ley del equilibrio: tú das y los demás te lo devuelven multiplicado. No tienen por qué ser las personas a las que le has dado las que te den dinero abundante. Serán otras. La vida es para ti lo que tú eres para la vida.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: