razones de cambio

La dinámica del cambio, avancemos con él

Todos estamos andando por un camino plagado de trepidantes turbulencias que nos conducen al cambio. Por lo que debemos sostenernos en la confianza y en los momentos de claridad donde, se nos haga más fácil andar. Sin embargo todos transitamos en ese proceso. No hay distingos de ideología, raza, geografías ni religión.

Este cambio tiene una diferencia especial, al ser un cambio más profundo. Es la humanidad cambiando en sus fundamentos, la nueva era que estamos viviendo. Este nuevo ciclo que comienza en la tierra, espera de nosotros honestidad, integridad, y una interacción fundamentada en el respeto de nuestras diferencias. Pero; contrariamente se están haciendo obvio todos los aprendizajes pendientes, estamos en la culminación de los conocimientos de varios siglos. Y la vida está poniendo en su verdadero rol, todo lo que se nos ha pasado.

Sí lográramos reconocer este momento tal cual es, resultará más fácil el andarlo. No desperdiciaremos energía en los enojos o en la frustración, sino que estaríamos más pendientes de lo que debemos aprender, cada uno de nosotros, de forma individual, con la situación que nos toque vivir. Cada instante nos da la oportunidad de aprender y seguir caminando.

cambio

La resistencia al cambio

O de hacer resistencia o demorar que el nuevo mundo se establezca. Quizás podemos retrasarlo, porque es insoslayable que evolucionemos, que avancemos en lo nuevo. Pero, en nosotros reside el control del tiempo para que el cambio termine de hacerse. ¿Qué es lo que yo en lo personal, debo de aprender con estos eventos que están ocurriendo? ¿De qué manera puedo hacerlo mejor? ¿Me estoy haciendo partícipe de todo lo que está ocurriendo? O aún me encuentro de alguna manera atado al pasado.

Estas reflexiones, sobre los cambios que se están gestando en el planeta, tienen que hacernos meditar en las tantas cosas que hemos vivido, en las experiencias individuales de cada quien, en las de la humanidad como un todo, colectivo. En la sin razón de negarnos a avanzar, en lo ilógico de este pensamiento que raya en lo inútil, no hay manera de eludirlo; es como el sapo que no se cansa de darle cabezazos a una pared tratando de pasar a través de ella, por supuesto que termina en frustración, decepción e impotencia. Avancemos y contribuyamos con los cambios por venir.

mancha1

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: