Yo sé lo que confieso y sé que lo poseo en este práctico artículo de Don Gossett, el cual lo extraje de su libro: “Lo que dices recibes”.  Espero que sea de bendición a sus vidas.

Yo confieso que Jesús es el Señor (Romanos 10: 9-10); poseo la salvación.


Yo confieso que  “por su llaga fuimos curados” (Isaías 53: 5); poseo salud.


Yo confieso que el Hijo me ha libertado (Juan 8: 36); poseo absoluta libertad.


Yo confieso que “el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo”, (Romanos 5: 5); poseo la habilidad de amar a todos.


Yo confieso que “el justo está confiado como un león” (Proverbios 28: 1); poseo la intrepidez de un león en la lucha espiritual contra el diablo.


Yo confieso que Dios ha dicho: “No te desampararé, ni te dejaré”, (Hebreos 13: 5); poseo la presencia de Dios a cada paso en mi camino.


Yo confieso que soy de “los redimidos de Jehová”, (Salmo 107: 2); poseo los beneficios de la redención todos los días.


Yo confieso que la unción que recibí de Dios permanece en mí (1 Juan 2: 27); poseo los resultados de la destrucción de la esclavitud por su unción.


Yo confieso que en el nombre de Jesús puedo echar fuera demonios, (Marcos 16: 1); poseo poder sanador para ayudar a aquellos que están padeciendo de enfermedades.


Yo confieso que mi Dios, pues, suplirá todas mis necesidades (Filipenses 4: 19); nada me faltará puesto que poseo las riquezas de Dios.


Confieso y poseo. El camino está claramente trazado.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: