animales

DIFERENCIAS ENTRE LOS HUMANOS Y LOS ANIMALES

DIFERENCIAS: CONSCIENCIA Y EMPATÍA

Diferencias entre los humanos y los animales, dirá la mayoría, hay muchas, empezando por el aspecto físico y la forma de trasladarnos. No obstante, también hay muchos aspectos en común. ¿Cuáles son los aspectos comunes que compartimos con el mundo animal? Todo ser vivo nace a posteriori de la fecundación entre una pareja, crecemos, aprendemos, nos alimentamos y respiramos el mismo aire, envejecemos y morimos. Las necesidades básicas son las mismas para todos los seres en la faz de la tierra. Y, sin embargo, la raza humana destaca entre los seres vivos diferenciándose del mundo animal. Andamos erguidos y poseemos un lenguaje más complejo y sofisticado. Estos son tan solo pequeños detalles.

Diferencias entre los humanos y los animales

Destacan dos diferencias principales entre los humanos y los animales: LA CONCIENCIA Y LA EMPATÍA. Mientras los animales se rigen por el instinto, los seres humanos desarrollamos una consciencia gracias a la convivencia en la sociedad. Apreciamos el conocimiento más allá de cualquier instinto básico que pueda haber. Observamos, investigamos y analizamos. Tratamos de comprender todo aquello que nos rodea.

Esa misma conciencia es la que nos permite cultivar la empatía. Gracias a ella creamos un estado social con ayudas para los más débiles. Mientras el mundo animal es una lucha continua de supervivencia del más fuerte, la humanidad - en circunstancias normales -, suele tender una mano donde la necesidad prepondera. El ser humano se organiza en grupos llamados sociedad, parecido a las manadas dentro del mundo animal.

Dicho de otro modo, el ser humano es un animal racional. Aunque también existe una enfermedad mental denominada licantropía. Se trata de un síndrome tratado en la psiquiatría donde se define un comportamiento en la persona quien se cree ser o poder convertirse en un animal. El ejemplo más destacado es el hombre lobo, personas que creen convertirse en lobos.

El paciente que sufre de licantropía suele entrar en un estado psicótico creyéndose un animal o en plena transformación. Se trata de un proceso existente únicamente en la mente de la persona, siendo dicha transformación en un animal, por supuesto, ilusoria e inexistente. El lobo no es el único animal al que algunas personas creen convertirse. Se dan casos de creer convertirse en sapos, hienas, gatos o caballos, entre otros. Es una forma de relegar, aunque de forma involuntaria, de nuestra consciencia y empatía, las diferencias más notables entre los animales y el ser humano.

animales

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: