Diez razones para plantar un árbol

  1.  Porque proveen oxígeno. En una sola estación, un árbol maduro provee la misma cantidad de oxígeno que diez personas respiran en todo una año.
  2. Los árboles revalorizan las propiedades. Conforme el árbol va madurando y creciendo, el valor de la propiedad se aumenta también, llegando a incrementarla hasta en un 15%.
  3.  Sirven como barreras. Pueden reducir el ruido proveniente de carreteras, aeropuertos o ferrocarriles cercanos. También pueden bloquear la vista de ese vecino metiche o ese patio desordenado.
  4. Los árboles extraen agentes contaminantes del aire, mejorando así su calidad. Absorben el CO2, lo cual a reducir el efecto invernadero al permitir que el calor del sol que llega a la atmósfera pueda ser reflejado de nuevo al espacio y no se quede atrapado en el planeta. Se estima que si cada habitante de los Estados Unidos plantara un árbol, la cantidad de CO2 en la atmósfera se reduciría en 500 000 toneladas al año. Los árboles también remueven otros contaminantes, tales como el ozono, óxidos de nitrógeno, sulfuros.
  5. Termorreguladores. Los árboles brindan sombra, por lo que reducen los costos energéticos. Si se ubican de forma estratégica, pueden producir suficiente sombra como para disminuir los costos por aire acondicionado hasta en 50%. También bloquean los vientos y atrapan calor en el invierno por lo que producen una amortiguación del frío. Una recomendación es plantar árboles en los extremos este y oeste de las casas, de forma que actúen como ventanas de sombra y logren el efecto deseado en la termorregulación.
  6.  Reducen el estrés, no solo por ayudar a lograr una temperatura confortable en el hogar, sino por su valor estético. Los estudios demuestran que los árboles también pueden ayudar a reducir el estrés en los centros laborales y optimizar la recuperación de los pacientes en los hospitales.
  7. Los árboles son hogar de aves pequeñas y otros animales, salvando sus vidas y evitando que infesten lugares no apropiados en las ciudades.
  8. Reducen la contaminación del agua al absorber sustancias químicas y otros contaminantes de la lluvia y corrientes de agua. Un árbol de tamaño mediano puede filtrar más de 8000 litros de agua al año, devolviendo agua purificada al ciclo del agua.
  9. Reducen la erosión del suelo al bloquear el viento y la lluvia. Las raíces actúan como agentes agregantes del suelo.
  10. Protegen los caminos. Les dan sombra, los protegen de la lluvia y nieve. Esto disminuye la cantidad de mantenimiento que requieren los caminos, y también los vuelven más seguros en general.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: