dietas

DIETAS, SU FUNCIÓN PRINCIPAL


Las DIETAS son como la MODA, interesan en ciertas épocas del año y pasan de moda, hasta que se haya descubierto otra nueva y habrá que probarla, como ese nuevo vestido o aquellos zapatos combinados con aquel bolso…

Dietas hay por centenares y llenan ya diversos libros y hasta estanterías completas. Se podría montar una biblioteca llena con libros de esta temática que son las dietas y habrá quien no se aburra. No obstante, el paso del tiempo ha demostrado que la mayoría de ellas son absurdas, basadas en falacias y, en vez de conseguir su meta, más bien han dañado más el cuerpo y la salud de quien la ha llevado a cabo. ¿Por qué? Porque un cuerpo sano y delgado tal vez no haya sido la verdadera intención de quien la compuso, sino le sirvió para estar un tiempo de moda, en la boca de muchos interesados y llenarse los bolsillos.

 

¿Para qué sirve la dieta?

La función principal es mantener el cuerpo sano y dentro de su peso ideal.

 

¿Por qué interesan tanto las dietas hoy en día?

Hoy por hoy, el mundo está dominado por diversos factores como el estrés, falta de sueño, saturación laboral o falta de un trabajo, angustias, miedos… todos ellos contribuyen a un nivel de vida que llevan a un desequilibrio alimentario. Con el tiempo nuestro cuerpo se rebela y dicho desequilibrio emerge en una rebelión por nuestro organismo. Las consecuencias de ahí son: aumento de peso, enfermedades como hipertensión, tiroidismo, diabetes, problemas renales y hepáticas, disminución de la vista…

 

¿Para qué sirve la dieta?

La dieta, como la mayoría de la gente cree, no es un programa que se lleva a cabo durante un tiempo determinado tiempo para conseguir un peso ideal y un cuerpo diez. La DIETA debe ser sinónimo de una alimentación sana y equilibrada que se lleva a cabo a diario. Así como necesitamos beber, comer y dormir a diario, la dieta es una parte fundamental de nuestro día a día que nos acompaña durante toda la vida y NO ES una moda pasajera como las olas del mar que se acercan, ya que es bien sabido que las olas, igual que las dietas, se estrellan y se rompen.

dietas

¿Cómo llevar a cabo una dieta correcta?

Es muy sencillo si se recibe una educación alimentaria adecuada. Hay que mantener una dieta (alimentación) equilibrada, las tres comidas principales diarias donde el desayuna es el plato más importante, puesto que nos aporta la energía que necesitamos para comenzar bien el día. Un almuerzo completo y una cena moderada le siguen después al desayuno. Se debe comer variado incluyendo, sobre todo, verduras, ensaladas, legumbres, pescado, carne blanca y fruta. No se debe abusar de los productos que, utilizadas en grandes cantidades, resultan dañinas para nuestro cuerpo como lo son los azúcares, refrescos, el alcohol, los embutidos y la bollería. No se debe abusar tampoco en la cantidad de la comida. Una táctica muy adecuada es comer despacio y masticar bien, lo cual no sólo ayuda a la buena digestión, sino también evita comer demasiado, ya que se siente a tiempo cuando el estómago está lleno.

La ALIMENTACIÓN debe ser nutritiva, sana, natural y equilibrada. El picoteo está contraindicado si se desea bajar de peso o mantener el peso ideal. Las dietas de moda suelen tener el efecto yoyo con consecuencia aún peores de las que tuvimos antes de comenzar y avenido por el sobrepeso que tanto deseamos rebajar.

Una buena dieta debe estar acompañada por actividad física o deporte practicado de forma regular. Se puede realizar desde paseos largos de 45 minutos diarios, natación, aerobic o cualquier otro deporte que nos guste. Pero hay que mover el cuerpo para mantenerse en forma.

BENEFICIOS DE UNA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA Y EL DEPORTE REGULAR

Los beneficios son múltiples. El más importante, evidentemente, es un cuerpo sano, puesto que con la alimentación correcta no sólo se reduce la masa corporal, las grasas y de peso, sino se controla y evitan muchas enfermedades. Además, mejoramos nuestro nivel de vida y, además, añadimos años de vida. Si nos alimentamos bien, en el sentido de llevar a cabo una alimentación correcta, equilibrada y adecuada, mejoramos abundantemente nuestra calidad de vida y, con ello, aumenta nuestra felicidad, nuestro bienestar y nuestro ánimo. Mejoramos nuestro sueño nocturno y reducimos ciertas ansiedades y depresiones.

Como último consejo, dejemos de creer en la moda de las dietas milagrosas y no gastemos nuestro dinero en tantos libros y productos dietéticos. Si nuestra obesidad es grave y nos causa verdaderos problemas, es mejor acudir a nuestro médico de cabecera o un médico nutricionista para que nos asesore bien y nos ayude alcanzar ese cuerpo y la salud que tanto deseamos.

Hay que recordar un aspecto importante: la función principal de las dietas es aportarnos las energías y vitaminas principales para mantener una dieta equilibrada y nuestra salud.

La EDUCACION ALIMENTICIA es una asignatura cada vez más importante hoy por hoy. Cuidemos, por tanto, de nuestra SALUD comiendo sano.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: