mi escritorio

Características de la dieta mediterránea

1. Consumo alto de alimentos ricos en fibra como frutas, verduras, legumbres y hortalizas; las ensaladas están presentes en todas las comidas, que la mayoría de las veces terminan con fruta como postre.

Se deben tomar legumbres al menos dos veces en semana y al menos tres o cuatro piezas de fruta al día.

2. Preparaciones culinarias cuidadas y sencillas: hervidos, asados.

3. Texturas firmes; fritos, pan, frutas, verduras, frutos secos y hortalizas crudas.

El consumo de pan fresco, arroz, y pasta sigue siendo alto; y se va incrementando el de pasta fresca.

4. Pastas y arroces se deben tomar de tres a cuatro veces por semana.

5. Escaso consumo de alimentos proteicos, sobre todo carnes rojas, y más de pescado y aves de corral.

6. Uso de productos como el ajo o la cebolla, y algunas especies y yerbas aromáticas.

7. Gusto por los ácidos: las ensaladas se aliñan generosamente con vinagre y el uso de limones y cítricos en general es muy importante. La naranja figura entre las frutas preferidas por la población.

8. Vino en las comidas principales en cantidades moderadas (unos 150 cc en cada comida).

9. Uso de gran cantidad de productos frescos, preferiblemente orgánicos.

La misma se plantea como una pirámide que indica los alimentos y su frecuencia de consumo para un adulto sano, y fue realizada por expertos en nutrición de la Organización Mundial de la Salud,

Cómo seguirla. Para cocinar y comer siguiendo el paradigma de la dieta mediterránea es importante contar con alimentos de origen vegetal: frutas, verduras, pan, pasta, arroz, cereales, legumbres y papas, además de consumir alimentos de temporada en su estado natural, escogiendo siempre los más frescos.

Al momento de freír y de aderezar, como grasa principal se debe utilizar el aceite de oliva y, de manera diaria, se debe consumir queso y yogur, aunque en forma moderada.

También debe incluir, semanalmente, una cantidad moderada de pescado, preferentemente azul, aves, huevos y respecto a la carne roja, aunque suele gustar mucho y estar muy presente en la dieta dominicana, debe consumirse sólo algunas veces al mes.

Los frutos secos también forman parte de la dieta, al igual que la miel, las aceitunas y, por supuesto, el vino, que debe tomarse con moderación, normalmente durante las comidas, y preferentemente tinto.

La dieta Mediterránea es desde hace poco reconocida como patrimonio mundial y ahora ya reconocida por la Unesco y nos parece fantástico, y esto nos recuerda otras muchas cosas que últimamente han sido reconocidas pero que en realidad el mundo ya la había hecho suyas desde hace tiempo, sobre todo del mundo turístico que cada día es mayor a pesar de una crisis económica, que como bien sabemos es una crisis impuesta a los más pobres como castigo a que al tener algo hemos creído que teñíamos que ayudar a los que se mueren de hambre pero que , parece macabro, pero parece que tienen que morir como justificación a un aumento de la humanidad que no a todos benéfica por temores que están ahí pero que muy poco se habla.

Esta muy bien reconocer lo que es justo y la dieta mediterránea lo es, pero tendría que ser para todos, así como una dieta de las conciencias limpias que también existe pero que esta prohibida.

mi escritorio

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: