Las épocas de crisis son épocas de cambios. Puede que signifique muchas más cosas que se van descubriendo poco a poco, pero que son cambios es obvio y es, probablemente, lo primero que percibimos. Y lo que más tememos: el cambio.

El cambio puede ser para mejor o para peor o simplemente pasar a una situación distinta, ni mejor ni peor que la anterior. Parece muy interesante buscar entonces un cambio que nos favorezca. A veces (las más) no somos capaces de realizar grandes cambios en nuestras vidas por diversas causas: miedo, hábito, pereza... una crisis obliga a un cambio. Entonces elige tu cambio. Busca.

Lo primero que yo busqué fue a mí. Había perdido bastante la orientación, la vida me había llevado hasta donde estaba pero yo no había participado realmente, me había dejado llevar. No tenía el control ni lo había tenido durante mucho tiempo y ni siquiera era consciente de ello. Así que había que buscar. La filosofía y la psicología me propusieron caminos y los seguí.

Uno de los conceptos con los que me encontré fue la estructura de la personalidad de Freud. Freud distingue tres ámbitos o estructuras de la personalidad, son:

El YO: Se compone de elementos conscientes (como la percepción y los procesos intelectuales), de elementos preconscientes  (recuerdos no reprimidos y aprendizajes) e inconscientes (agunos mecanismos de defensa)

El ELLO: Es inconsciente y dinámico y agrupa todas las pulsiones, deseos y recuerdos que han sido reprimidos.

El SUPERYÓ: Resulta de la interiorización de todas las prohibiciones que se van recibiendo. Es inconsciente y se convierte en una especie de vigilante del YO.

Me resulta muy interesante la división en tres que encontré más adelante y en autores a priori poco o nada relacionados con Freud.

Entiendo el YO como la consciencia, la parte de mí que conozco, la mente y también como la parte del ndividuo que se relaciona con el mundo. El SUPERYÓ, aún siendo inconsciente, está muy relacionado con el YO, estaría a medio camino entre el mundo y el individuo. Es curioso que se llame SUPERYÓ cuando es el resultado de la acción de otros (padres, profesores, sociedad) de sus principios morales y prohibiciones. El ELLO parece la parte más profunda del individuo, tanto que ni él mismo parece conocer y/o controlar (según las teorías de Freud), también es curioso que a este aspecto, en apariencia el más íntimo del individuo, se le llame ELLO y se le coloque así fuera del ámbito del propio individuo.

Para otro día más teorías de tres partes. Por hoy, una búsqueda de dónde estoy yo, antes de ubicarme en mi mundo, y mucho antes de hacerlo en el mundo de todos (si es que existiera). La parte más inconsciente quizás, que también es parte de la esencia del individuo. La búsqueda mediante el silencio y la quietud.

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: