fotografia

Según la ciencia, los diamantes se forman con el carbono resultante de derretir las rocas en la capa del manto superior del planeta donde existe una gran abundancia de átomos de carbono. Al aumentar la temperatura por causas diversas en el manto más superior, estos átomos se hunden en el fondo y se derriten y se convierten en una nueva roca cuando la temperatura baja de nuevo y se enfría. Si se dan las condiciones propicias como la presión o la química correcta, los átomos derretidos se enlazan formando la estructura de los cristales del diamante.

fotografia

fotografia

La naturaleza tiene que trabajar durante millones de años para dar o producir lo que conocemos como diamantes, nombre que procede del griego "adámas" que significa inalterable, irrompible o indomable. La mayoría se forman a una profundidad de más de 150 kilómetros en el manto terrestre donde los materiales que contienen carbono y son sometidos a altas temperaturas su red de átomos de carbono se enlazan de forma tetraédrica, lo que quiere decir que cada átomo tiene como vecinos otros cuatro átomos lo que hace una estructura que convierte este cristal en el mineral más duro que existe lo que ha permitido que pueda ser utilizado en maquinaria industrial para cortar.

fotografia

 Si durante el proceso de formación de estas piedras se introduce otro elemento que se podría llamar una impureza, se produce una alteración y puede adquirir una tonalidad que da pie a que aparezcan diamantes de tonalidad, verde, rosa, azul, negro, etc, y cuando mas raro es el color más valor adquiere en el mercado. No obstante, la estructura perfecta de un diamante es totalmente transparente.

fotografia

También se pueden producir diamantes debido a impactos de meteoritos que hayan generado muy altas temperaturas y presiones durante el choque en el planeta y después al enfriarse generan estas preciosas y muy valoradas piedras. Despueés el hombre las límpia y las talla y es cuando adquieren el verdadero valor en el mercado. El diamante más caro del mundo, el "Pink Star" se ha subastado recientemente alcanzando los 61,75 millones de euros, es de color rosa , de 60 quilates y ha sido el diamante que ha alcanzado el precio más alto en una subasta.

Los diamantes sintéticos son detectables.

fotografia

Comparte este Goo:

¿Tiene contenido inapropiado?

Comparte este goo con un amigo: